El olor de calcetines sucios podría derrotar al mosquito que causa la malaria. Eso es lo que el equipo de expertor del Doctor Okumu Fredros cree poder demostrar, tras largas investigaciones realizadas en el Instituto de Salud de Ifakara, en Tanzania.

El truco consiste en atraer a los mosquitos en una trampa mortal, como es el olor que desprenden los pies, acumulado en calcetines muy usados.

Cuando los mosquitos entran a la trampa, creen que se trata de un ser humano, tratan de morder y en vez de chupar sangre, mueren como si hubieran sido rociados  por un insecticida“, dijo el Dr. Okumu.

La malaria, transmitida por el mosquito Aedes Aegypti, causa cada año la muerte de casi 800.000 personas. Con el apoyo financiero de la Fundación Gates y la Agencia Canadien ONG Grand, el equipo de investigación fue capaz de desarrollar diferentes prototipos con dos trampas basadas en ese olor.

Los dispositivos tienen forma de caja y contienen calcetines sucios u objetos sintéticos que reproducen el olor de los pies sudorosos. “Estas trampas atraen a los mosquitos cuatro veces más que un ser humano“, dice el doctor.  A diferencia de otros repelentes de mosquitos, estos señuelos tienen la ventaja de poder ser utilizados al aire libre.

La única desventaja que plantea el original y sencillo método, es que un barrio entero repleto de trampas que desprendiesen ese olor tan particular, sería bastante irresistible para los mosquitos, pero insoportable para el ser humano.

En fin, todo sea por la salud.

About these ads