¿ES TOLERABLE QUE MUERA UN PRESO CADA TRES DÍAS, EN UN ESTADO QUE SE DICE DEMOCRÁTICO?

CADA TRES DÍAS MUERE UN PRESO EN LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS (Y LOS DE LA ZEJA, SE CALLAN)

En el intento de la derecha de justificar que los presos con enfermedades graves (sean estos de ETA, el GRAPO o presos comunes) deben seguir en la cárcel hasta su muerte, han revelado un dato vergonzoso y cruel: cada tres días muere un recluso en prisión.

A la derecha y sus argumentos esto le parece de perlas, ya saben, uno menos para alimentar, que se joda, etc, etc, etc.

Sin embargo, para cualquier persona normal se trata de un dato que refleja la crueldad de un Estado para con sus detenidos, del que es responsable primero y último desde el momento que entran en prisión. ¿Estamos, pues, ante un dato de terrorismo de Estado?

Cada tres días un preso enfermo muere en España en una prisión. Los datos de Interior indican que entre 2005 y 2010 fallecieron en la cárcel 799 presos con dolencias similares a las de Bolinaga.

De media, unos 130 reclusos fallecen al año en la cárcel. El informe General de 2010 afirma que “las principales causas naturales de fallecimiento han sido las cardiopatías isquémica, la hepatopatía crónica por el virus de la hepatitis C y los tumores”.

About these ads