Me lo maginé desde que, en casa ajena, pude ver un servicio informativo de un canal llamado La Sexta, del que no conocía prácticamente nada, ya que entre mis virtudes (que son contadas con los dedos de una mano) figura el de no ver la TV, excepto en casos extraordinarios, como el regreso de Mapa Sonoro en la 2ª Cadena de RTVE, un partido del fútbol de importancia relativa (como el de ayer del Barça contra el Arsenal), amén de algún que otro telediario, para comprobar lo que he constatado, viendo desde su comienzo un informativo a las 20 horas, en esa Sexta, de la que me dicen hay tres versiones, es decir, la 1, la 2 y la 3.

BUENA CONCESIÓN, VIVE EL CIELO*. UNA CADENA AL SERVICIO DEL PSOE, DE LA QUE YA CONOZCO MUCHOS MÁS DATOS.

BUENA CONCESIÓN, VIVE EL CIELO*. UNA CADENA AL SERVICIO DEL PSOE, DE LA QUE YA CONOZCO MUCHOS MÁS DATOS.

La presentadora, agraciada físicamente, buena dicción, verbo recio y énfasis Señorita Rottenmeier cuando hablaba del PP (utiliza el Sweet Charity si se trata del PSOE), cumplió de manera exquisita la labor de Sexta-Columnista de Zapatero.

Otra cosa es si la aludida ignora que, en un espacio de esas características, hay que saber respetar un cierto compromiso con la verdad, responsabilidad e independencia, para lo que son necesarias una mínima objetividad y rigor profesional.

No recuerdo el nombre de la dama en cuestión (sosias de otra colega, una tal Mamen, que se zambulle en otro horario, pero en la misma piscina), pero sí guardaré unas horas en mi memoria, la selección de temas con las que fustigó a los chicos/as de Rajoy, incluida Ana Botella, esposa del genocida Aznar, al parecer padre de la idea de reducir la velocidad de los automóviles, cuando lo exigiera el encarecimiento del petróleo o las necesidades de ahorro.

Propinó una de cal a Francisco Camps, futuro president de la comunidad más explosiva de la península (no soporto los petardos), revelando que el controvertido aspirante al trono fallero sí conocía a un individuo al que, en ocasiones anteriores, había negado tres veces,  como Pedro a Jesucristo, al parecer por el asunto de la trama Gurtel, una de las obsesiones del diario Público, de su mentor Roures y del 90% de sus editorialistas y redactores, que luchan como jabatos para que ZP recupere moral y votos.

Acto seguido rompía una lanza a favor del juez Garzón.

Ah, escribí en el párrafo anterior futuro president, porque cuanto más mendaz y miserable es un candidato, cuanto más se le fustiga  y condena, mejor le cae al personal.

Este país adora a los delincuentes adinerados, se apelliden Borbón, Bush, Berlusconi, González, Aznar, Ruiz Mateos o Conde.

Todos esos furibundos ataques contra el presunto corrupto, son la mejor propaganda que los socialistas podrían regalar a Camps.

A estas alturas de la película, gracias a periodistas como la mentada, a Mediapro, la Sexta y TVE, el candidato pepero cuenta con el apoyo de más del 45% de los valencianos, mientras que su rival  Jorge Alarte (socialista) no llega al 22%.

No paró ahí el alud de verdugazos contra el PP y sus representantes.

Caían en tromba, cuando la Sexta-Columnista, esgrimiendo una sonrisa de esas que quieren ser irónico-encantadoras, comentó una frase pronunciada por Mariano Rajoy, en la que este exigía a Zapatero un programa de ahorro energético como Dios manda.

En unos segundos, el guiño de la presentadora se hizo aún más pícaro, de los que buscan complicidad, cuando anunció feliz y pizpireta: “Y Zapatero le respondió de esta manera”.

Entran las imágenes, tomadas durante una rueda de prensa conjunta entre Sebastián Piñera (presidente de Chile) y nuestro José Luís, cuando la cámara recoge al mandatario español diciendo: Espero que el señor Rajoy hable con Dios, para que este le diga qué soluciones podemos ofrecer”.

La presentadora ignoraba que esa frase era imposible que se le hubiera ocurrido al leonés.

La autora, entre bambalinas, no había sido otra que la ministra de sanidad, Leire Pajín (uno tiene espías), a la que tampoco se le conoce sentido del humor inteligente, virtud muy sana, por cierto. Pero va por buen camino la pensadora de Ferraz.

El informativo de la Sexta continuó su batalla en defensa de la política del PSOE (el hilo directo con Interior es obvio), dedicando una buena ración de minutos para hablarnos de los atentados que ETA iba a cometer pero que no pudo.

Rizando el rizo del periodismo Tribulete, la cadena hace noticia de lo que nunca ha ocurrido, colocándose entre los medios de comunicación más próximos al ludibrio.

En el mejor estilo de un informativo adscrito a una cadena, no para televidentes, sino de videntes, visionarios, nigromantes y brujos en contacto con almas descarriadas, la presentadora miraba a la cámara, esta vez con gesto desafiante y énfasis preciso, mientras en la pantalla se sucedían las imágenes de detenciones de presuntos militantes, coches ardiendo, fotos de un miembro de la organización que fue arrestado hace unas horas en Francia, sus fallidos intentos por asesinar con un misil al ex presidente Aznar, por intentarlo con una metralleta contra Patxi López; todo ello, como subliminal descarga pre-electoral, cual solapada advertencia al espectador para que, llegado el caso de que se legalizara a Sortu, a pesar de haber condenado la violencia, de ser satanizado incluso cumpliendo con la legalidad ilícita, tenga que soportar el estigma de compañero de viaje de los asesinos de ETA.

Una campaña despreciable, destinada a que en las elecciones de mayo, la izquierda independentista obtenga el mínimo de votos. Sucederá todo lo contrario.

La presentadora cumplió de sobra con su cuota de militancia periodística y teatral, aunque no sea poseedora de un carné del partido en el gobierno, ni miembra de una compañía del Bellas Artes. Resulta más que probable que en los próximos años reciba su premio.

Todos los ministerios están dotados de sus correspondientes servicios de prensa, en los que el jefe se lleva un dinero estupendo, por hacer algo tan sencillo como lamer la mano del que le da de comer; y una profesional como esta sextacolumnista, de no alcanzar ese cargo, bien podría formar parte, aunque les parezca mentira, del plantel de Intereconomía.

Quizá el cheque mensual no sea el que ella precise o crea merecer por sus servicios. Lo han leído bien.

La Sexta actúa como brazo armado del PSOE; sin embargo, acaba de comprar los derechos para gestionar la publicidad en el grupo que preside Julio Ariza* a través de la agencia Publiseis.

La culminación de ese acuerdo con Intereconomía pudiera extrañar a quienes creen que existe un gramo de antagonismo ideológico entre ambos medios. ¿Dos cadenas, dos partidos?

Cosas veredes, amigo Sancho, que farán hablar las piedras, decía Don Quijote. Ambos colectivos (PP-PSOE) descansan en el poder del empresariado, por tanto de sus medios de comunicación. Y ambos pertenecen a un mismo tronco, capaz de eso y aún más. Hasta pudiera darse un nuevo canal: La Sexta Intereconómica.

Ítem más, hace unas semanas corrieron rumores acerca de que Mediapro (accionista de La Sexta) preparaba un espacio de debate, enfocado a competir directamente con El Gato al agua, uno de los buques insignia en la programación del canal derechista.

José Miguel Contreras, periodista de Prisa en sus comienzos como profesional y hoy Consejero Delegado de la Sexta (alumno aventajado de Cebrián), declaraba hace días respecto a ese proyecto: Lo hacemos por la salud democrática de este país, donde todas las tertulias políticas están escoradas a la derecha. Trataremos de compensar, aunque no reveló el nombre del presentador o posibles colaboradores.

Son los mismos actores en diferente película, obteniendo jugosos beneficios de ambas, mientras el espectador cree que son enemigos acérrimos. Más bien, íntimos.

No se trata de televisión, sino de controlar al electorado. Los ocho próximos años le toca a la Familia Capone, perdón quise decir Rajoy. Su rival, la Corleone, perdón, la de Zapatero ya ha agotado las expectativas.

En el 2020 tocará socialismo borbónico. Mi casera dice: ¿Y por qué no gobiernan juntos, si todos dicen lo mismo?

Notas

(1)    La Sexta (GIA-La Sexta) es una de las seis empresas concesionarias de la televisión terrestre en España, y actualmente controla cinco señales operativas: La Sexta, La Sexta2, La Sexta3, Gol Televisión y La Sexta HD. Gestora de Inversiones Audiovisuales- La Sexta es un grupo presidido por Emilio Aragón, con Andreu Buenafuente como vicepresidente y José Miguel Contreras como Consejero Delegado. El reparto de la tarta accionarial se refleja en este cuadro:

Accionista Participación Sociedad Participación Control Sociedad Participación Control
Mediapro 10,634% Imagina 35,445% 30% GAMP 51% 69,5%
Globomedia 10,634% 30%
WPP 7,089% 20%
Juan Abelló 7,089% 20%
Bainet Media 6,12% 6,12% 12%
BBK 5% 5% 9,8%
El Terrat 4,2% 4,2% 8,25%
Televisa 40% 40%
Gala Capital 9% 9%

Mediapro está presidida por Jaume Roures (que también controla el diario Público), personaje de ideología troskista (NeoCón, dicen los expertos) muy próximo al PSOE.

Globomedia está en manos del cómico y empresario Emilio Aragón, también conocido como Miliki.

Martin Sorrell tiene el título de sir y preside WPP, grupo mundial líder en publicidad y marketing. Suyo es el panel de audimetría más importante de España. Su refrán preferido es: “Actúa como británico y piensa como judío.

Juan Abelló, banquero, creador de Banesto, descubridor de Mario Conde, una de las mayores fortunas del país.

Bainet Media, productora de programas de TV, propiedad de Karlos Arguiñano, ideológicamente próximo al PNV y amigo del lendakari Patxi López.

BBK (Bilbao Bizkaia Kutxa) Liderado por el abogado vasco Mario Fernández, de máxima confianza en el PNV, partido en el que milita desde hace años, aunque las labores bancarias las realiza Ignacio Sánchez-Asiaín, subdirector de la entidad.

El Terrat, productora de TV propiedad del cómico Andreu Buenafuente

Gala Capital: Grupo de inversores privados que además tienen capital en empresas como Coronel Tapioca o Jimmy Choo.

Grupo Televisa: es el más grande del mundo en español. Posee tanto plataformas de pago como canales en abierto en toda América Latina y Estados Unidos, además de diversas emisoras de radio; propiedad del multimillonario mexicano Emilio Azkárraga Milmo, íntimo amigo del dos ex presidentes; uno, su compatriota Vicente Fox, y otro el español Felipe González.

(2) Julio Ariza Irigoyen, dueño y señor de Intereconomía, es un empresario español, ex diputado del Parlamento Catalán por el Partido Popular, nacido en Navarra y muy vinculado al Opus Dei.