LOS VÍNCULOS ENTRE EL DIARIO PÚBLICO (MEDIAPRO),  LA MONARQUÍA QATARÍ Y AL JAZEERA

JAUME ROURES, SIERVO DEL AL THANI, EMIR DE QATAR Y PRINCIPAL ENEMIGO DE SIRIA

¿Por qué manipula “Público” la información sobre Libia y Siria?

¿Por qué periodistas de un supuesto diario digital de izquierdas, que en el pasado protestaron contra la guerra de Irak, hoy justifican la guerra en Libia y una futura intervención en Siria?

La respuesta es bien sencilla y bien conocida: por dinero.

Pero empecemos por el principio. “Público“, que se presentaba a sí mismo como el único diario de izquierdas del panorama mediático español, pertenecía a la multinacional de los medios de comunicación Mediapro.

Este potente grupo mediático se fundó en Barcelona en 1994 y su presidente es el empresario catalán Jaume Rores, que posee el 33% del accionariado.

Mediapro nació vinculado al cine, estando detrás de películas como Vicky Cristina Barcelona (2008), Salvador (2006), sobre la vida del anarquista Salvador Puig Antich, Los lunes al sol (2002), Asesinato en febrero (2001), La espalda del mundo (2000), etc. (como vemos muchos de los títulos están dirigidos sobre todo al público de izquierdas) y en la actualidad tiene un acuerdo con la productora El Deseo, propiedad de Agustín y Pedro Almodóvar.

Hoy día a este grupo pertenecen además de Público, la cadena de TV la Sexta, así como una serie de canales digitales que se dedican a las retransmisiones de partidos de fútbol (Barça TV, Real Madrid TV, Gol TV, etc.). Mediapro, de hecho, es propietaria de todos los derechos de televisión del Barça.

También produce programas para televisiones autonómicas como TV3, Canal Sur, TV Canaria, etc. y, más interesante aún, para el derechista grupo Vocento, al cual pertenece el ABC. Hasta aquí hay poco que llame la atención.

Pero si leemos la entrada dedicada a este grupo mediático en Wikipedia nos enteraremos que esta multinacional tiene oficinas, además de en varios países de Europa, en Dubai y Qatar.

Según el diario Expansión, Mediapro cuenta con una oficina y 90 empleados en Doha, capital de Qatar.

Allí, esta empresa de capital catalán se dedica a la producción de retransmisiones deportivas. Además es la patrocinadora de la liga de fútbol del vecino Dubai.

Recordemos que la Qatar Foundation, a su vez, es la patrocinadora de la camiseta del Barça (¡165 millones de euros de nada le costó la broma!).

Mediapro es, de hecho, la avanzadilla de una serie de inversiones que el capital catalán (Banco Sabadell, La Caixa, Mango, etc.) quiere hacer en los Emiratos Árabes, en donde Mediapro ha recibido varios premios de manos de las monarquías petroleras gobernantes.

En vista de todo esto, no es extraño que Público, ese medio tan de izquierdas, apoyara la guerra de Libia. Hay mucho dinero en juego y no hay que ofender al amigo qatarí.

El problema es que el gobierno de Qatar no tiene nada de izquierdista: es una retrógrada monarquía absolutista que se rige por leyes medievales.

Y además es sospechoso de financiar el terrorismo islámico, eso que la Casa Blanca llama Al Qaeda, esos carniceros que sembraron el caos en Bosnia, Kosovo, Chechenia, Irak, Libia, Afganistán…

Ese mismo gobierno que protege a un fanático religioso llamado Al Qaradawi, que opina que Hitler era el divino instrumento de Alá, que dirige la Guerra Santa desde Doha y que hace tiempo que ofreció una gran suma de dinero por la cabeza de Muamar Gadafi.

No es extraño, por tanto, que Público fuera uno de los primeros diarios en difundir el bulo de que Gadafi había masacrado de una tacada a 250 manifestantes desarmados, silenciando las provocaciones de Qatar a través de su tentáculo, el Grupo Islámico Combatiente Libio.

Tampoco es extraño que Público ilustrara un texto sobre la supuesta represión de Al Assad contra civiles indefensos en Siria, con la foto de una explosión (¿de un misil de la OTAN?) de la guerra de Libia (¡si no hay fotos, se inventan!).

Por eso, todas las informaciones del Público sobre la conflictiva situación de Libia y de Siria coinciden al pie de la letra con lo difundido por la cadena Al Jazeera, bajo la batuta del Emir de Qatar… ¿Medios de izquierda? ¿Acaso hay empresas de izquierdas?

Los propietarios de Publico son los que empuñan las armas con las que se asesina a este pobre hombre a sangre fria. Lo vimos en Iraq, en Libia y ahora en Siria.