La popularidad del presidente Hollande y de su primer ministro no es precisamente alta. Lo recordábamos el pasado día 4 de mayo de 2015. Hacía falta sangre para sacar del lodazal a la primera autoridad.

 

Captura

Sin embargo, el atentado contra la revista “Charlie Hebdo” logró que el gobierno socialista subiera enteros en apoyo popular, de la misma forma que el 11-S sirvió a George W.Bush para comenzar los planes de ataque y destrucción de Irak y demonizar a todas las personas de origen árabe, así como la criminalización del mundo islámico.

Hace pocas horas, en vista de que la aceptación del actual presidente galo habían vuelto a tocar fondo, “un sorpresivo y sospechoso ataque islamista contra un complejo industrial” acaba de sacudir a Francia, dejando en el aire la sombra del Mossad, cuyas estrategias son idénticas a las de la CIA o la NSA, a la hora de apuntalar la autoridad de un mandatario merced a este tipo de atentados.

No vano, el gobierno francés y su entorno cuenta con sionistas de alto copete, como Laurent Fabius, Manuel Valls o Bernard Henri-Levy.

EL PERSPICAZ CÓMICO DIEUDONNÉ TIENE YA NUEVO TEMA PARA ARRANCAR SONRISAS DE COMPLICIDAD, EL DESCARO DEL MOSSAD CLAMA AL CIELO

EL PERSPICAZ CÓMICO DIEUDONNÉ TIENE YA NUEVO TEMA PARA ARRANCAR SONRISAS DE COMPLICIDAD,
EL DESCARO DEL MOSSAD CLAMA AL CIELO

Y como recordaba al comienzo, no hacía falta ser espía para saber que Hollande “necesitaba” otro hecho violento y así reafirmarse como presidente. Nuestro pronóstico se cumplió.

 

Anuncios