Ustedes disculpen, estimados ex compañeros/as de ciertos sectores de IU, pero me han entrado escalofríos al tener noticia de las confluencias que proponen con el Club de Fans de Pablito.

CON TODOS LOS RESPETOS A QUIENES VAYAN A VOTAR A ESTA "CONFLUENCIA", PERO LA FLATULENCIA NO LE INSPIRA A MI CONCIENCIA

CON TODOS LOS RESPETOS PARA QUIENES VAYAN A VOTAR A ESTA “CONFLUENCIA”: ESA FLATULENCIA LE REPUGNA A MI CONCIENCIA

Considero infantil unirse a la corriente de este mediocre profesor adjunto, admirador cum laude de José Luís Rodriguez Zapatero (como Pedro Jota), pero más aún si implica navegar junto a quienes “se alegraron” por las miles de muertes provocadas en las “primaveras” árabes (1), el genocidio y la invasión de Libia, la masacre en Siria o el golpe neonazi en Ucrania.

La lucha que propugna el Club de Pablito carece de base ideológica, algo que era tan palmario como maloliente cuando Iglesias desplegó su retahila de peroratas en Intereconomía, al lado de Federico Jiménez Losantos.

Como bien apuntaba Manuel Medina hace más de un año “…los “Complutense Boys” han ido dejando, a través de los poderosos canales de televisión que les promocionaron,  una vaporosa estela de  ambigüedades, contradicciones y abstracciones  ideológicas, cuyo exclusivo objetivo ha sido lograr la confusión tanto del personal de la diestra como de la siniestra”.*

El Club de Fans de Pablito es un producto comercial como otro cualquiera, nacido de la ambición desmedida  de un megalómano sin freno, promocionado durante tres largos años desde Mediapro, cuya principal clientela se ubica en un espectro sociológico similar al de aquel grupo de personas que vitoreaban y corrían enloquecidas detrás del protagonista del filme “La Vida de Brian”.

En Fátima, tres pastorcillos creyeron ver a la Virgen y el negocio ha sido tan redondo como el de Lourdes. Y eso, sin mentar el montaje del Papa Clemente de Sevilla, donde a buen seguro abundan los compradores de humo.

Allá cada cual con su voto, pero aquellos que están convencidos de que personajes como el mentado van a liberarnos del PP (como si ese colectivo fuera el único culpable de las desdichas que se padecen bajo el régimen borbónico), sufren de idéntica psicopatología que quienes babean escuchando a Hillary Clinton o a Donald Trump, hermanos siameses de aquellos/as cegatos que creen en las diferencias ideológicas entre François Hollande y Marine Le Pen, cuando resulta evidente que los cuatro citados son miembros de la misma Mafia.

Un sector del Frente Popular de Judea pide hoy la confluencia con el Frente Judaico Popular. Pues conmigo que no cuenten.

1.-https://tenacarlos.wordpress.com/2016/04/18/siria-en-busca-de-la-paz/

“HABRÍA QUE ESTAR LOCO O SER IMPERIALISTA PARA PREFERIR QUE ESTO NO HUBIERA OCURRIDO” (escribieron los filoterroristas Alba, Juaristi y otros)

2.- http://www.lahaine.org/la-enigmatica-ideologia-de-podemos

Anuncios