Para ser el país más rico del mundo, Estados Unidos tiene un porcentaje sorprendentemente alto de población que experimenta problemas para conseguir la comida que necesita para alimentarse.

ESCENAS COMO ESTA SON MUY HABITUALES EN EE.UU., DONDE MÁS DE 50 MILLONES DE PERSONAS PASAN HAMBRE

ESCENAS COMO ESTA SON MUY HABITUALES EN EE.UU., DONDE MÁS DE 50 MILLONES DE PERSONAS PASAN HAMBRE POR CARECER DE UNOS POCOS DÓLARES SIQUIERA PARA COMPRAR UN SANDWICH. LOS MEDIOS OCCIDENTALES NO ACOSTUMBRAR A EMITIR O COMENTAR ESTE DRAMA.

Un estudio del Departamento de Agricultura de ese país estimaba que para finales de 2014, la fecha de la medición disponible más reciente, cerca de 14% de la población estadounidense enfrentaba lo que se conoce como inseguridad alimentaria.

Bajo ese eufemismo se esconde la dramática situación de más de 50 millones de personas, que pasan por terribles para proveer la comida necesaria, debido a problemas económicos derivados del desempleo y los bajos salarios.

Dicho de otra manera: o no cobran subsidio o no les alcanza siempre el sueldo para disponer de una alimentación básica.

En millones de hogares, que se calculan entre 20 y 25, los sondeos y estudios de población marginada, señala que el hambre golpea a sus puertas al menos tres veces por semana.

Los citados estudios, que ha recogido incluso la BBC, demuestran que hay más de 15 millones de personas que no pueden hacer más de una comida diaria.

Según la cadena de televisión británica “el consumo de alimentos de algunos miembros de la familia se redujo y los patrones normales de alimentación se vieron afectados durante el año debido a recursos limitados”, dice el informe referido al año 2015.

En otras palabras, menos oficiales, experimentaron hambre.