logo-viejo-topo-grande

LA POLÉMICA INICIATIVA DE MUNDO OBRERO CON EL PREMIO A OLGA RODRÍGUEZ. LAS DISCULPAS DE SU DIRECTOR, NI CON PINZAS

En la próxima Fiesta del PCE, este fin de semana, tendrá lugar el acto de entrega de los Premios “Mundo Obrero”.

LOS DIRECTIVOS DE "MUNDO OBRERO" SE CUBREN DE MUGRE Y SANGRE PREMIANDO A UNA PERRODISTA COMO OLGA RODRÍGUEZ

LOS DIRECTIVOS DE “MUNDO OBRERO” SE CUBREN DE MUGRE Y SANGRE PREMIANDO A UNA PERRODISTA COMO OLGA RODRÍGUEZ

“Mundo Obrero” es un publicación que se edita desde agosto de 1930. Ni siquiera la dictadura de Franco impidió su edición y distribución clandestina.

En su trayectoria épica, algunos de sus números llegaron a ser escritos de forma clandestina en las cárceles del franquismo y en agrupaciones de la guerrilla comunista.

“Mundo Obrero” es el órgano oficial de expresión del Partido Comunista de España, PCE. Es el instrumento de comunicación oficial del Partido.

De manera que las iniciativas oficiales del periódico, son iniciativas oficiales del PCE. Esto parece obvio, aunque parece que el director actual de la publicación, Ginés Fernández, tiene una opinión distinta.

OLGA RODRÍGUEZ Y SIRIA

Mundo Obrero ha concedido el premio en comunicación a la periodista Olga Rodríguez. Será entregado en la Fiesta del PCE.

Olga Rodríguez es periodista, cofundadora del diario.es y clara simpatizante del podemismo, al que ha llenado de halagos con insistencia.

En su labor periodística, se ha destacado por contribuir a la criminalización de Bashar al-Asad. Lo ha hecho bajo la apariencia de una falsa y cínica equidistancia, que pasa por alto el hecho de que el conflicto sirio fue provocado desde fuera como parte de una estrategia imperialista de EE.UU. en Oriente Medio.

Una estrategia que ha tenido capítulos previos, como los de Libia e Irak entre otros. La cínica equiparación del terrorismo islámico, protagonizado en su mayor parte por mercenarios extranjeros, con el gobierno sirio, forma parte de una equidistancia que no busca otra cosa que mentalizarnos para que aceptemos la intervención abierta de EE.UU. y sus socios otanistas en Siria, y la posterior balcanización de este país.

En este sentido, el papel de Olga Rodríguez es el mismo que el de esa legión de mercenarios creadores de opinión en favor de la estrategia de la Casa Blanca.

OLGA RODRÍGUEZ O MÓNICA G.PRIETO, ALBERTO PRADILLA O IÑAKI SOTO, ENCARNAN LA VIOLACIÓN PERTINAZ DE LAS NORMAS MÁS ELEMENTALES DEL PERIODISMO POR SUS CONTINUAS MENTIRAS EN LOS CONFLICTOS DE LIBIA, SIRIA O UCRANIA

Olga Rodríguez y Leila Nachawati. La cínica y manipuladora equidistancia en relación con Siria.

Un planteamiento promocionado por EE.UU. y sus socios otanistas europeos, que busca mentalizarnos para que aceptemos la intervención abierta de la OTAN en Siria.

EE.UU. e Israel pretenden balcanizar Siria. Los mercenarios del periodismo, como Olga Rodríguez y Leila Nachawati, contribuyen a extender una visión distorsionada de la realidad, una visión que es favorable a los intereses de EE.UU.

Hipocresía periodística

La génesis del conflicto en Siria fue en su momento muy bien explicada por Ammar Bagdash, Secretario General del Partido Comunista Sirio (un partido que, no olvidemos, es de oposición y crítico con Bashar al-Asad, aunque busca salidas políticas y reconoce las reformas realizadas).

En una entrevista de 2013 que publicamos en este blog, decía:

“En Siria, quieren repetir lo que sucedió en Egipto y Túnez. Pero ahí se trataba de dos países filo-imperialistas. En el caso de Siria era diferente. Comenzaron con manifestaciones de protesta, en las regiones rurales de Daraa y Idleb.

Pero en las ciudades, inmediatamente hubo grandes manifestaciones populares en apoyo de Assad. Además, al principio la policía no respondía violentamente, lo que aprovecharon algunos grupos mezclados con los manifestantes para iniciar las acciones violentas.

En los primeros siete meses, hubo más muertes en el lado de la policía y del ejército que en el otro lado. Cuando vieron que la estrategia de las manifestaciones no resultaba, pasaron a ejecutar acciones terroristas con asesinatos selectivos de personas de (líderes, funcionarios gubernamentales, periodistas), atentados y sabotajes a infraestructuras civiles.

El gobierno respondió con la adopción de ciertas reformas, como el sistema multipartidista y la libertad de la prensa, reformas que nosotros hemos apoyado. (…)

Luego pasamos a la tercera fase: la revuelta armada en sí misma. Los ataques y asesinatos selectivos eran la señal para iniciar el ataque contra Damasco.

Los ataques se concentraron contra Alepo, que, por su posición geográfica, hacía que fuese más fácil [para los insurgentes] el tráfico de armas y los suministros desde el exterior.

El gobierno respondió con la imposición de la hegemonía de la ley. Hay que decir que la intervención del ejército y los ataques aéreos se produjeron en una zona donde la mayoría de los civiles ya habían huido.

Ante la contraofensiva del ejército sirio, los rebeldes reaccionaron de forma salvaje, incluso en zonas donde no había combatientes. Y luego sitiaron a Alepo. (…)”

[Puedes leer la entrevista completa pulsando aquí]

 Que el terrorismo yihadista fue creado e impulsado desde fuera de Siria para desestabilizar y dividir el país, es algo que hoy en día incluso alguien como Pedro Baños Bajo (ex Jefe de Contrainteligencia del Cuerpo de Ejercito Español en Europa) reconoce (ver aquí).

Pero Olga Rodríguez y el resto de publicistas cuyo quehacer periodístico está en armonía con los intereses de Washington, siguen trabajando el discurso de la equidistancia, equiparando el terror mercenario de los yihadistas con el gobierno sirio, el cual no ha hecho otra cosa que defender el país de la agresión extranjera.

Llama la atención que Olga Rodríguez comparta las tesis de la cofradía de “intelectuales” cuyo máximo exponente es el podemita Santiago Alba Rico; una cofradía de creadores de discursos de legitimación muy sutiles, cuya función última es crear un estado de opinión pública favorable al intervencionismo de EE.UU.

Igual que Alba Rico, Olga Rodríguez insiste en afirmar que las llamadas “primaveras árabes fueron fruto del pueblo organizado y de movimientos sociales progresistas en favor de la democracia.

Cuando prestigiosos analistas internacionales han puesto ya de manifiesto que las fontanerías políticas occidentales y sus redes han estado detrás de las primaveras árabes, Olga Rodríguez -como Alba Rico y otros- sigue insistiendo en lo contrario.

EL DIRECTOR DE MUNDO OBRERO, GINÉS FERNÁNDEZ, HA COMETIDO UNA DE LAS TROPELÍAS MÁS GRANDES DE SU LAMENTABLE CARRERA

EL DIRECTOR DE MUNDO OBRERO, GINÉS FERNÁNDEZ, HA COMETIDO UNA DE LAS TROPELÍAS MÁS GRANDES DE SU LAMENTABLE CARRERA

La polémica y la tomadura de pelo

En este contexto, que Mundo Obrero haya decidido conceder a esta periodista el premio de comunicación, ha levantado las críticas en las redes sociales.

En su artículo “Los premios Mundo Obrero y la Fiesta del PCE, la controversia con una de las premiadas”, Ginés Fernández -director de Mundo Obrero y parece que principal artífice de la decisión- nos dice:

  1. Con estos premios MO pretende reconocer el trabajo de personas, instituciones u organizaciones y que esa acción conecte con el ideario del periódico”

  2. “[Se otorga] En el ámbito de la comunicación, a Olga Rodríguez, por su trabajo de información independiente en la crisis de los refugiados, por el ejemplo que con su trabajo demuestra cada día que hay otra forma de informar más cercana a la sociedad y hacer a las personas actores importantes en sus crónicas. (…) desde la dirección de MO consideramos que el trabajo de Olga Rodríguez en cuanto a la información sobre la crisis de los refugiados y la forma de informar sobre el terreno de las zonas en conflicto merece el reconocimiento por parte de ese periódico”

  3. “Se ha generado una controversia por parte de una minoría en las redes sociales por el premio en comunicación a Olga Rodríguez”

  4. Lo primero que hay que decir y que marca el perfil desatinado de la controversia es que estos no son los premios del PCE, son los premios de la publicación Mundo Obrero

Al respecto:

  • 1º) El ideario del periódico” que menciona Ginés, es el del PCE, ya que es el órgano oficial de este partido. Si dice que con este premio se busca “conectar” el trabajo de Olga Rodríguez con el “ideario” de MO (es decir, del PCE), alguien debiera preguntarle quién es él para fijar la posición del Partido respecto al conflicto sirio, que desde luego no es la de Olga Rodríguez.

  • 2º) Dice que el premio se debe al “trabajo de información [de Olga Rodríguez] independiente en la crisis de los refugiados”. Tal trabajo nunca ha sido “independiente” ni imparcial, porque en todo momento ha cultivado esa idea de equidistancia y de culpabilidad del problema repartida a partes iguales sobre el terrorismo yihadista y Bashar al-Asad.

  • 3º) Dice que se ha generado una controversia por parte de una minoría en las redes sociales”.  Es la clásica disculpa de la actual cúpula dirigente de IU-PCE: cualquier crítica y oposición se califica de minoritaria y anecdótica. Estimado camarada Ginés: somos tan minoría los críticos, que en las últimas elecciones se perdieron 1,2 millones de votos. A lo mejor la “minoría” hay que buscarla en quienes conviertieron IU-PCE en un cortijo.

  • 4º) Lo que ya resulta una verdadera tomadura de pelo, es que el director de Mundo Obrero pretenda desvincular los premios del Partido: estos no son los premios del PCE, son los premios de la publicación Mundo Obrero”. ¿Nos toma el pelo? En tanto que Mundo Obrero es el órgano oficial de comunicación del PCE, toda iniciativa oficial de MO es una iniciativa del PCE. Y si Mundo Obrero está premiando a una periodista polémica por su posición política en el conflicto sirio, significa que el PCE también lo está haciendo.

Un final de artículo para enmarcar

El director de MO termina su artículo con un par de párrafos que dan para echarse a reir o a llorar, según se mire:

“El partido ha aprobado intervenir directamente en las confluencias, siguiendo esta visión estrecha primero pediremos el pedigrí de sangre para acercarnos. Ya lo decía Lenin, el izquierdismo es la enfermedad infantil del comunismo. 

Por último, si alguien con esta campaña de desprestigio quiere situar al partido en alguna posición concreta respecto a la situación en Siria, les recomiendo que sigan leyendo el programa y verán que estará con nosotros el embajador de Siria.”

Lo primero es que no viene a cuento. Es una meada fuera de tiesto de Ginés Fernández y él sabrá porqué suelta semejante tontería como cierre del artículo, cuando nada tiene que ver con el asunto.

El final es sublime: se disculpa diciendo que esta invitado a la Fiesta del PCE el embajador de Siria.

Ya puestos, sugerimos al director de Mundo Obrero que sea el embajador sirio quien entregue el premio a Olga Rodríguez, aunque nos tememos que el diplomático sirio no entendería que la premiada por MO plantee que “Assad = Daesh”., como muestra la fotografía más arriba reproducida.