Tribus indígenas de Estados Unidos iniciaron una batalla legal contra una empresa que amenaza con destruir sus lugares sagrados para construir un oleoducto llamado “Dakota Access”.

La protesta de los originarios terminó de forma violenta cuando la seguridad del lugar con perros amaestrados y usando gas pimienta trató de desalojar a los manifestantes.