Moscú reaccionó con rechazo al ataque perpetrado por la alianza internacional que comanda Estados Unidos, a Siria. En tanto luego de declarar que el bombardeo al ejército sirio se debió a un “error técnico”, Washington ha guardado silencio.