España sólo se ha recuperado el 6 por ciento de los 64 mil millones de euros que el gobierno del Partido Popular ha inyectado en el sistema financiero desde el año 2009.

El rescate a los bancos le ha costado a cada ciudadano 2 mil 175 euros, lo cual supone tres veces el salario mínimo establecido en ese país.