Familiares de víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, protestaron frente a la Casa Blanca.

Le piden al presidente Barack Obama que firme y convierta en ley la propuesta, recientemente aprobada en el Congreso, que permitiría enjuiciar al régimen de Arabia Saudí.

En EE.UU., familiares de las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre están molestos con el presidente Obama, pues amenazó con vetar una medida que les posibilitaría enjuiciar a Riad, por haber patrocinado el ataque terrorista que mató a cerca de tres mil estadounidenses.

La ley “Justicia Contra Patrocinadores del Terrorismo”, JASTA por sus siglas en inglés (“Justice Against Sponsors of Terrorism Act”), permitiría enjuiciar en tribunales estadounidenses a gobiernos extranjeros, que hubieren patrocinado o tomado parte en los ataques del 9/11.

Antes de que JASTA sea aprobada en el congreso, la monarquía saudí amenazó con congelar activos estadounidenses (más del 7%) si esa propuesta se convertiera en ley.

Inmediatamente, el presidente notificó al congreso que vetaría la ley si llegaba a su escritorio.

La razón esgrimida por el mandatario se basa en que esa ley podría generar medidas similares contra el gobierno estadounidense, por parte de otras naciones.

La JASTA fue aprobada por unanimidad en el Senado el pasado 11 de septiembre y pese a su amenaza, Obama aun no la ha vetado.

Varios analistas opinan que el presidente estaría sopesando la medida y haciendo cálculos de su repercusión en la política internacional.

Los familiares de las víctimas del 11S esperan que el presidente escuche su clamor y revierta su posición, pero si de todas maneras se impusiera el veto, harían todo el esfuerzo posible para que el congreso aprobase la ley en la próxima legislatura.

Alfredo Miranda, Washington.