Rusia espera reducir a cero el déficit presupuestario que sufrió a causa de la brusca caída de los precios del petróleo y por las severas sanciones económicas impuestas por la Unión Europea, tras culpar a Moscú de la crisis en Ucrania.