El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Guillaume Long, lamentó este viernes, en la 71° Asamblea General de las Naciones Unidas, que América Latina continúe siendo víctima de “injerencismos trasnocados y embestidas reaccionarias desde adentro para impedir la democratización” de las sociedades.

“Aún tenemos mucho que avanzar para que nuestras élites aprendan a reconocer y respetar el sufragio universal de millones de personas en las buenas y en las manas, cuando conviene y cuando no conviene”, enfatizó el funcionario ecuatoriano, quien además hizo un llamado a no jugar “más con el mandato de nuestros pueblos”.

“Desde el sur, desde la periferia, debemos disputar el significado de los grandes conceptos de los que se hace uso en esta Asamblea Genera”, dijo el ministro ecuatoriano.