En España, las elecciones gallegas y vascas han supuesto un nuevo varapalo para el PSOE, donde la guerra interna por el poder es cada vez más cruenta.

LA CIUDADANÍA ESPAÑOLA SE PREPARA PARA OTRA CAMPAÑA REPLETA DE ATAQUES, FALSAS PROMESAS, DESCALIFICACIONES Y VERBENAS

LA DEBACLE ELECTORAL DEL PSOE EN EUSKADI Y GALIZA NO INTIMIDA A PEDRO SÁNCHEZ, QUE ESTÁ CONVENCIDO DE QUE PUEDE CREAR UN GOBIERNO ALTERNATIVO AL PP, PERO NI LO PROPONE NI SABE CÓMO HACERLO

Debilidad, espaldarazo, hundidos o simplemente ‘no’ a Pedro Sánchez. El secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) es el más vilipendiado en los medios tras las elecciones vascas y gallegas.

El PSOE ha perdido 11 escaños, siete en Euskadi, cuatro en Galicia y con estos resultados los peores de su historia se encaminan a un Comité Federal que se convertirá en una batalla por el poder.

Sánchez ha convocado primarias y un Congreso del Partido para acabar con las luchas internas. Desde Andalucía donde gobierna su rival Susana Díaz no han tardado en llegar las críticas.

Pero no es el único problema del PSOE. Podemos Castilla-La Mancha ha roto el acuerdo que tenía con los socialistas para gobernar en esta región.

Aseguran en la ejecutiva del partido de Pablo Iglesias que es algo puntual y que esperan que Sánchez de el paso para intentar negociar un acuerdo de Gobierno.

Si hay un claro perdedor, un globo deshinchado tras estas elecciones en Euskadi y Galicia, ese es el partido de Ciudadanos.

La formación naranja no consigue tener representación en ninguna de las dos comunidades y abre la vía a un trasvase de votos ciudadanos, Partido Popular (PP) en unas hipotéticas terceras elecciones.

Rafael González Pérez, Madrid.