Para la analista chilena Francisca Quiroga, el conflicto sirio es definido por los diversos intereses geo-políticos y geo-económicos, en donde hay polos que pretenden dominar la región y establecer una relación de fuerzas en las que Occidente quiere neutralizar a Rusia y a China.