La Policía Nacional Civil de Guatemala ha capturado a 183 de sus compañeros en lo que va del año por diferentes delitos.

Al menos 183 policías han sido detenidos por sus propios compañeros en lo que va del año acusados de varios delitos como: extorsión, ingesta de bebidas alcohólicas, violencia contra la mujer, violación, incumplimiento de deberes, robo, allanamiento y otros delitos estando de servicio o como civiles.

Las razones aunque personales tienen que ver con la falta de presupuesto, a la institución, la falta de insumos, los salarios por debajo de lo que cuesta una canasta básica, las condiciones en muchos casos infrahumanas en las que deben trabajar, hay incluso casos en los que los propios policías deben aportar de su propia bolsa para realizar su trabajo.

Pero lo que se conoce en cuanto a denuncias y aprehensiones de policías tan solo es la punta del iceberg pues existe un sub registro de actos delictivos que no se denuncia por miedo a las represalias que los agentes policiales hacen a sus víctimas aprovechándose de su condición de poder.

En Guatemala el trabajo de policía es cuestionado y señalado por casos en donde agentes se unen al crimen organizado para facilitar el tráfico de armas y estupefacientes hacia Estados Unidos y México pues Guatemala es una zona clave para el narco.

Según la Policía Nacional Civil hay 35mil agentes para el resguardo de unos 16 millones de guatemaltecos, cada año ingresan a la academia unos 3mil ciudadanos pero una cifra similar se jubila en el mismo periodo.

Miguel Salay, Ciudad de Guatemala.