Se mantiene la tensión entre Alemania y el Banco Central Europeo (BCE), quien defendió la política monetaria de la entidad y negó que los tipos bajos fueran la causal de los problemas económicos que atraviesa el Banco Central de Alemania.