Activistas de Derechos Humanos de Paraguay han rechazado un proyecto de ley que permitiría a la policía nacional hacer detenciones sin orden judicial, ni presencia fiscal. Expertos señalan que este tipo de legislaciones son antidemocráticas, atentan contra los Derechos Humanos y la Constitución nacional.

Lo más escandaloso es que ni la Comunidad Europea, ni la O.E.A., ni su Secretario General, el neofascista Luís Almagro, ni las organizaciones internacionales de DDHH que atacan habitualmente a los gobiernos progresistas de Cuba, Venezuela o Bolivia, han realizado el menor comentario ante una noticia que refuerza el convencimiento de que Paraguay es hoy un régimen totalitario.