La Cepal refirió en enero pasado que Latinoamérica ha reducido de manera considerable la extrema pobreza, sin embargo, durante la última década los altos niveles de desigualdad del ingreso y de la distribución de la riqueza se mantienen y son un obstáculo para el crecimiento sostenible y la inclusión social.