La economía italiana es la segunda más endeudada de Europa con más del 132 por ciento de su Producto Interno Bruto; ese dato además se ha estancado en el segundo trimestre.

Las autoridades europeas siguen atentamente el desarrollo de esta situación, pues podría afectar la estructura financiera del bloque.