Moscú afirmó que las declaraciones del gobierno estadounidense en el sentido de que pretende deshacer el acuerdo bilateral con Rusia para cooperar en Siria son amenazantes y representan un espaldarazo con los grupos terroristas, especialmente con el Frente Al Nursa.