Estudiantes cubanos han denunciado que los programas de becas propuestos por EE.UU. tienen como objetivo subvertir el sistema político de la isla.

Se trata de una selección de jóvenes con determinadas habilidades personales que en el futuro auspicien o impulsen un cambio político en el país.