Trabajadores ya retirados que cumplieron sus funciones en la finca San Gregorio Piedra Parada, en Coatepeque, Quetzaltenango, son acusados de “usurpación” porque el pasado 24 de agosto acudieron a la empresa para reclamar la cuota del Seguro Social que se les descontó por más de tres décadas para su jubilación y que no fue pagada a la institución.