El secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, ha decidido dejar su cargo.

PEDRO SÀNCHEZ HA PECADO DE INSEGURO, VELEIDOSO, PREPOTENTE Y SOBRE TODO PUSILÁNIME, ECHANDO EL RESTO PARA QUE EN AÑOS VENIDEROS PASE A LA PEQUEÑA HISTORIA DE LA POLÍTICA, COMO EL HÉROE QUE JAMÁS ENCARNÓ.

PEDRO SÀNCHEZ HA PECADO DE INSEGURO, VELEIDOSO, PREPOTENTE Y SOBRE TODO PUSILÁNIME, ECHANDO EL RESTO PARA QUE EN AÑOS VENIDEROS PASE A LA PEQUEÑA HISTORIA DE LA POLÍTICA, COMO EL HÉROE QUE JAMÁS ENCARNÓ.

Para mí ha sido un orgullo, y presento mi dimisión. Ha sido un honor“, ha señalado el político tras más de diez horas de reunión del Comité Federal del partido.

La renuncia se produjo tras perder una votación acerca de la celebración de un congreso extraordinario para escoger al secretario general de la formación.

132 miembros del Comité Federal del PSOE votaron en contra de convocar el congreso, mientras que 107 lo apoyaron.

NOTA DEL ADMINISTRADOR.- La dimisión de Sánchez no pilla de sorpresa a quienes desde el 26J esperábamos alguna reacción más radical del Secretario General del PSOE, a la hora de conformar lo que él llamaba “gobierno alternativo”.

Nada iba a cambiar, no obstante, porque la alternativa seguía siendo de corte neoliberal, otanista, proeuropea y esclava del FMI, el BCE, Bruselas y Washington

El hasta hoy líder del partido que fundara Pablo Iglesias, no emprendió ni un solo movimiento tendente a hacer realidad esa otra posibilidad, para que los ingenuos e incautos creyeran que habría una nueva España sin Mariano Rajoy como primer ministro de Felipe VI.

Dos meses en los que Sánchez fue incapaz de sentarse con el Club de Pablito, Esquerra Republicana, PNV, PDC, Bildu y otros partidos que dieron el NO a la investidura del pepero.

En el seno del partido socialista español, escorado desde 1982 hacia la derecha neoliberal, no sorprendió la Operación “Podemos”, pergeñada desde el propio colectivo, en colaboración con los movimientos trotskistas integrados en el PCE e Izquierda Unida, para que, en su día, la casta “pijiprogre” que comanda Pablito Iglesias se integrara en el PSOE como sustituto de Izquierda Socialista.

Pedro Sànchez ha pecado de inseguro, veleidoso, prepotente y sobre todo pusilánime, echando el resto en estos últimos días de septiembre, para que en años venideros pasara a la pequeña historia de la política, como el héroe que jamás encarnó.

Sin embargo, de hacerse realidad la investidura de Rajoy, existen 180 diputados que pueden impedir, por mayoría absoluta, que el PP gobierne como antes.

Ahora comienza la verdadera lucha para acorralar a esa derecha y que esa “presunta izquierda” que defiende la OTAN y miente sobre la realidad en Siria, la que aplaude a un criminal como Obama, demuestre en el parlamento y el senado que no es tan canalla.