078a7ba92614fab78e5d140c90d20f6e_1475216090_extra_largeSin perder la ocasión de utilizar el pasado para su beneficio político, Poroshenko no dudó en realizar un cínico paralelismo entre la masacre de Babi Yar, en la que fueron asesinadas más de 30.000 personas, y la situación actual en Donbass.

Artículo Original: Vzglyad

La memoria de los asesinados en las ejecuciones masivas en Babi Yar se han convertido en una vacuna contra nuevas tragedias, solidaridad contra la agresión rusa y una inversión para la seguridad europea, afirmó el presidente ucraniano Petro Poroshenko.

“La tragedia de Babi Yar es una llamada de atención para toda la humanidad. Cualquier régimen que viola los derechos humanos y las libertades supone una amenaza para toda la humanidad.

Por eso la actual solidaridad contra la agresión rusa es una inversión hacia la seguridad y prosperidad de una Europa común y unida”, afirmó según cita 112 Ukraina.

Según el presidente ucraniano, nos hemos acostumbrado a medir la miseria humana en cifras: millones en la Segunda Guerra Mundial, miles en Babi Yar y “miles a causa de la agresión rusa en el Donbass ucraniano”.

“Así es como las estadísticas se convierten en una vacuna contra los horrores de la guerra. A veces se sigue midiendo lo profundo del dolor humano comparando cifras.

Sin embargo, no debemos olvidar que cada tragedia humana es la muerte de todo el mundo. Así es más fácil comenzar una nueva agresión”, afirmó el jefe de Estado.

Según Poroshenko, en los años 30 del siglo pasado, la política de contención sustituyó a la acción decisiva y la aparentemente escasa amenaza a Checoslovaquia, Austria y Polonia fue el precio a pagar por el mantenimiento del orden. “Hoy sabemos lo que pasó después. Este es el claro ejemplo de cómo la sensación de impunidad solo da más hambre al agresor”, insistió.

“Hoy en Ucrania tenemos dos cosas: la propia libertad, como demostramos duante la revolución de la dignidad, y el deseo de tener una sociedad libre, que es la garantía de lo irreversible de las reformas democráticas. Hoy, nosotros, los ucranianos, como otras naciones que han sufrido la agresión y la violencia, nos damos cuenta de que nuestros sueños requieren de un tercer componente: la solidaridad del mundo libre y democrático”, explicó Poroshenko.

Empresas rusas participaron en la construcción del memorial de Babi Yar mientras que Ucrania no ha hecho mucho por rememorar la tragedia. Babi Yar se hizo famoso por ser el lugar de una ejecución masiva en 1941, donde fueron asesinados principalmente judíos, romaníes, prisioneros de guerra y otros. En el lugar se pueden encontrar diversos monumentos. Además, la ciudad planea ahora crear un memorial a las víctimas del Holocausto.

Sin embargo, en marzo y mayo del año pasado, en Novomoskovsk, región de Dnipropetrovsk, un memorial a las víctimas del Holocausto fue profanado. En septiembre de 2015 en Babi Yar, también lo fue el memorial dedicado a los judíos asesinados durante la ocupación nazi. La noche de la víspera del año nuevo judío y aniversario de la masacre de Babi Yar, apareció pintada una cruz nazi. En mayo de 2016, encapuchados quemaron una bandera de Israel en el territorio de Babi Yar el día de la Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Origen: Cínico discurso de Poroshenko en Babi Yar | SLAVYANGRAD.es