Esta mañana del 1º de octubre fue la primera en la que vi en directo el trabajo de un curioso personaje de La Sexta, del que había oído hablar como experto en balompié y brillante heredero de José María García.

¿DISEÑA FERRERAS LA ESTRATEGIA MEDIÁTICA DEL CLUB DE FANS DE PABLITO?

¿DISEÑA FERRERAS LA ESTRATEGIA MEDIÁTICA DE PODEMOS?

Su interpretación de la situación política española fue, ante todo, futbolística en las formas y el fondo. No le faltaban ni los linieres.

El señor Ferreras tiene algo del jugador “a lo Cristiano”, convencido de que su carisma y capacidad goleadora es superior al resto del equipo, e incluso está por encima del rival o el entrenador.

Su estilo es veloz, con regates continuos, miradas furiosas al banquillo y sus manos parecen llamar la atención de los cuatro árbitros que hay en el campo.

Por ello, resulta lamentable, pero muy típico de esa cadena, la actitud prepotente y personalista del citado Ferreras, que roza el desprecio cuando alguien no comulga con sus opiniones, tal y como suele demostrar su colaboradora y esposa Ana Pastor, que lleva desplegando ese aire de superioridad desde que termina de maquillarse.

La exagerada gestualidad del ex cronista futbolero tiene algo de Alberto Sordi y mucho de Roberto Begnini.

Sus comentarios y supuestas precisiones, adornadas con guiños a izquierda y derecha,  se coronan con incontenibles movimientos de ambas manos dignos de un prestidigitador, como sus miradas de furia mal disimulada, ante la negativa de un importante miembro del PSOE a acudir al espacio informativo que comanda el delantero Ferreras.

FERRERAS EN SU MEJOR MOMENTO COMO ANALISTA POLÍTICO

FERRERAS EN SU MEJOR MOMENTO COMO ANALISTA POLÍTICO

Su contrariedad salta desde su escaso cabello y resbala por su orondo rostro con tanto histrionismo facial, como con rictus de sargento chusquero, cuando cede la palabra a uno de sus muchos compañeros/as, dentro y fuera del campo de juego.

Ferreras habló en esa mañana de “objetividad” y “periodismo” tildando de “tonto” a aquel miembro del PSOE que, además de no acudir al terreno, le criticó en Twitter.

Ese denuesto, aunque ligero, ratifica la procedencia del personaje, que en su fuero interno hubiera insultado al socialista con un palabro algo más contundente, como suele hacerse en los estadios, pero el gramo de prudencia que aún detenta, se lo impidió.

Ferreras incumplía todas las normas del periodismo. Y además, como buen hooligan, le encanta que le muestren tarjeta amarilla. Un color muy televisivo, aunque teatralmente repulsivo.

Tena, el administrador de este blog, dio en el clavo cuando bautizó a esa plataforma de TV(en Marzo de 2011)* como La Sexta Columna, servil al PSOE y posteriormente portavoz mediática de Podemos.

Sus informes sobre el conflicto sirio son tan mendaces como descaradamente hermanados con el Pentágono. Su progresismo se queda en el Gran Wyoming, Bescansa y Sardá, danzando alegremente entre Inda y Marhuenda. Su antirrusismo, tan infantil y torpe como el que exhiben la FOX, RTVE, la BBC o la COPE.

Y es que, en el fondo y la superficie, todas ellas son la misma. Y Ferreras, su Ronaldo.

https://tenacarlos.wordpress.com/2011/03/09/la-sexta-columna-%C2%BFotra-television-del-psoe/