A un año del inicio de la operación aérea rusa para colaborar en el combate contra el terrorismo en Siria, a petición del gobierno de Bashar Al-Assad, la gran mayoría ha valorado dicha alianza, porque aseguran que han impedido la ejecución de los planes occidentales contra ese país.