Según el presidente del Comité Economía del Parlamento de Alemania, la decisión del gobierno de Estados Unidos de multar al Deutsche Bank tiene características de una guerra económica.

Además, el parlamentario aseguró que Estados Unidos posee una larga tradición en librar guerras comerciales que beneficien a su propia economía, imponiendo exorbitantes y dañinas reclamaciones.