El primer ministro, Matteo Renzi, dijo hoy que el referendo sobre la reforma constitucional, previsto para el 4 de diciembre próximo, será una oportunidad decisiva para el futuro de Italia en Europa.

PARECE UNA DECISIÓN VALIENTE, PERO ESTOY SEGURO DE QUE RENZI GUARDA UN AS EN LA BARAJA PARA NO CABREAR A LA BANCA PRIVADA

MATTEO RENZI, SIENDO RELATIVAMENTE JOVEN, ES UN VIEJO ZORRO. EL REFERENDO QUE HA ORGANIZADO IMPLICARÍA EN LA PRÁCTICA LA DESAPARICIÓN DEL SENADO O CUANDO MENOS SU NULIDAD A LA HORA DE VIGILAR EL NEOFASCISMO QUE SE ESCONDE BAJO ESA “REFORMA CONSTITUCIONAL”

“En los próximos dos meses nos jugamos los 20 años siguientes”, subrayó el jefe de gobierno en una intervención en la escuela de formación de su Partido Democrático (PD). Es un desafío -dijo- más grande que mi futuro o el de mi gobierno.

Consciente de la fuerte oposición a esta propuesta en la cual se juega su futuro político, Renzi pidió a los más jóvenes un esfuerzo especial para llegar con el mensaje del SI a las escuelas, liceos y universidades de sus respectivos territorios, sin polémica, sino explicando el contenido de la reforma.

En otro de los numerosos actos públicos en los cuales comparece como parte de la campaña a favor del SI, el premier manifestó la víspera que el referendo pretende ‘desbloquear un sistema político empantanado durante decenios’.

Según los resultados de una encuesta realizada por ScenariPolitici, publicados hoy, el 52% de los entrevistados se pronunció en contra de la reforma constitucional y el 47,5% a favor, en tanto sólo un 53 por ciento se mostró decidido a participar en la consulta.

El objetivo principal de la modificación de la Carta Magna es lograr una mayor eficacia y estabilidad del estado y el sistema político, mediante la simplificación de estructuras administrativas intermedias y la eliminación del llamado ‘bicameralismo perfecto’ a través de la transformación radical del senado y sus funciones.

En el contexto actual, el parlamento italiano está compuesto por dos cámaras, una de diputados y otra de senadores, con iguales competencias.

De ser aprobada la reforma, el Senado se reducirá de 315 a 100 integrantes, perderá su capacidad legislativa y dejará de ser un órgano elección popular para convertirse en una cámara de representación regional, con funciones limitadas a la ratificación de reformas constitucionales, referendos y tratados internacionales.

Para los promotores de la iniciativa, la reforma es imprescindible para asegurar la existencia de gobiernos estables capaces de diseñar e implementar estrategias de desarrollo a mediano y largo plazo.

En el lado contrario, quienes se oponen, consideran que provocará una excesiva concentración del poder acompañada por una reducción de los espacios para la representación y participación de la ciudadanía en aspectos cruciales para la sociedad.

Expertos consideran que la reforma implica un inevitable giro hacia el autoritarismo. La cámara de diputados será capaz de aprobar cualquier ley sin considerar a las autoridades regionales.

(Con informacion de Agencias)