En España, el vicepresidente del gobierno con José María Aznar y exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato, testificó en un juicio por corrupción.

Rato se enfrenta a cuatro años y medio de prisión por el caso de las “tarjetas black”, el que más ha generado indignación ciudadana en los últimos años.

Él y otros 64 directivos de Caja Madrid y Bankia están acusados de apropiarse ilegalmente de 15 millones de euros con tarjetas opacas al fisco.

Entre aquellos figuran miembros del PP, de Izquierda Unida, del PSOE y de los sindicatos “progresistas” Comisiones Obreras y UGT.