El mundo está siendo testigo actualmente de algunos de los acontecimientos geopolíticos más dramáticos e importantes desde la caída de la Unión Soviética.

ACABAR CON EL IMPERIO ESTADOUNIDENSE SIGNIFICA ACABAR CON SU GOBIERNO Y ORGANIZACIONES CRIMINALES, COMO EL FBI, LA CIA, NSA, ETC. Y AUNQUE SEA UTÓPICO, RECONFORTA IMAGINARLO

ACABAR CON EL IMPERIO ESTADOUNIDENSE SIGNIFICA ACABAR CON SU GOBIERNO Y ORGANIZACIONES CRIMINALES, COMO EL FBI, LA CIA, NSA, ETC. Y AUNQUE SEA UTÓPICO, RECONFORTA IMAGINARLO

El imperio estadounidense, que se suponía iba a actuar como el policía de la Paz Mundial, marcando el comienzo del final de la historia, ha comenzado a desmoronarse.

Las fuerzas del nacionalismo y de la identidad se han levantado, para desafiar el totalitarismo universalista predicado por los tecnócratas globalistas que viven en Bruselas y Washington.

Al frente de esta revuelta está la nueva Rusia, que, aunque no tan poblada como China o celosa como Irán, sigue siendo el líder ideológico de esta guerra de resistencia contra el totalitarismo occidental.

Esto puede ser una buena noticia no deseada para los rusos moderados que buscan un compromiso con el imperio americano basado en el respeto mutuo y los intereses compartidos.

La pretensión de los realistas es que, puesto que en un sentido pragmático de realpolitik, los EE.UU. y Rusia tienen muy pocas áreas de fricción real y de hecho comparten muchas áreas de interés mutuo, la coexistencia pacífica debe ser una elección obvia.

Aunque es superficialmente cierto, este análisis no entiende, tal vez a propósito, la naturaleza real de los Estados Unidos como actor político y la mentalidad de las élites que lo controlan.

El moderno imperio americano es un régimen impulsado por una ideología pura sin adulterar. Muy pocas de las élites se consideran a sí mismas “realistas” en algún sentido de la palabra.

Incluso la política exterior de la administración Obama, que es, por supuesto, menos violenta y de confrontación que la que preconiza Hillary Clinton y sus aliados del estado profundo, sigue siendo extremadamenta agresiva.

La estrategia de Obama para mantener y expandir la hegemonía liberal se centra principalmente en el subterfugio (revoluciones de color, vigilancia masiva, aviones no tripulados, financiación de los yihadistas de Siria, etc.).

NO SOY CREYENTE, PERO ME GUSTA CREER QUE ESTA PSICÓPATA ASESINA PODRÍA PERDER LAS ELECCIONES

NO SOY CREYENTE, PERO ME GUSTA CREER QUE ESTA PSICÓPATA ASESINA PODRÍA PERDER LAS ELECCIONES

Una estrategia significativamente más matizada y sofisticada de lo que lo sería con un gobierno de Clinton, y por lo tanto, en la superficie, parece más pragmática. Pero este enfoque pragmático al parecer no está alimentado por un cálculo realista de su propio interés racional, sino por la ideología de la hegemonía liberal.

Los EE.UU. están casados con el concepto de su primacía en el orden mundial neoliberal, un orden que conlleva la imposición de los valores occidentales tales como el dominio de lo individual sobre el bien común, la supremacía de las empresas transnacionales y la legitimación de la desviación sexual.

Cualquier nación o pueblo que se interpone en el camino de estos objetivos es considerado, desde el principio, un enemigo al que hay que destruir.

Esto es más que evidente si uno se toma el tiempo para leer la propaganda neo-liberal producida ahora y lanzada por los medios de “noticias” a través de Occidente.

Por ejemplo, el New York Times publicó recientemente un ataque abierto contra la Iglesia ortodoxa rusa, que ahora ha sido identificada como un enemigo de su profesada ideología de totalitarismo liberal.

El artículo es una pieza calumniosa y desvergonzada que está llena de desinformación, como es de esperar, pero lo que es más interesante es su énfasis. Dice el artículo:

“Cuando los activistas homosexuales realizaron un desfile este verano en el centro de la capital de Moldavia, Chisinau, el Sr. Dodon reunió a sus propios partidarios para un evento contrario, dedicado a los valores tradicionales, mientras que un grupo de sacerdotes ortodoxos se reunieron en las inmediaciones para recitar oraciones y maldecir a los homosexuales.

El desfile gay, que fue acompañado por una serie de diplomáticos occidentales, fue suspendido después a sólo unas pocas manzanas cuando se encontró con una multitud de manifestantes ondeando banderas religiosas y lanzando huevos”.

La acusación primaria dirigida contra la iglesia no es que sea corrupta o hipócrita en un sentido ordinario, sino que se opone al proyecto neo-liberal de fomentar la difusión mundial de la desviación sexual.

LAS AGENCIAS ESTADOUNIDENSES SE QUEJAN DE QUE LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA ORTODOXA RUSA NO SON TAN CORRUPTOS COMO EN LA CATÓLICA O LAS PROTESTANTES DONDE LOS CASOS DE PEDOFILIA Y ROBO SON HABITUALES

LAS AGENCIAS ESTADOUNIDENSES SE QUEJAN DE QUE LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA ORTODOXA RUSA NO SON TAN CORRUPTOS COMO SUS HOMÓLOGOS DE LA CATÓLICA O LAS PROTESTANTES, DONDE LOS CASOS DE PEDOFILIA Y ROBO SON HABITUALES

Así que en un sentido extraño, orwelliano, la acusación mantiene que la corrupción de la iglesia reside en su misma falta de corrupción. En cierto sentido, la Iglesia ortodoxa rusa simplemente no es lo suficientemente corrupta.

Este tipo de resistencia a los dictados de Occidente, esta negativa a participar de las patologías occidentales, es simplemente inaceptable para la clase de las élites dirigentes de Washington.

Estas élites consideran con razón a la Iglesia ortodoxa rusa, y por extensión, a los propios rusos, como obstáculos a su programa y, por lo tanto, como enemigos a aplastar.

Una psicología que explica la increíble agresividad de la política estadounidense hacia Rusia. Cada movimiento promulgado por Washington, desde la expansión de la OTAN hasta el borde de las fronteras de Rusia a la tentativa de derribar al gobierno ruso durante las protestas contra Putin de 2012, se ha basado en esta idea.

Esta marca de fanatismo ideológico es lo que mata en el útero todos los intentos embrionarios de acercamiento EE.UU.-Rusia.

La verdad es que una distensión tal ya no es posible; esta es la dura realidad que los que abogan por el realismo no ven.

Ahora es un juego de suma cero, una guerra de aniquilación – una guerra que enfrenta a los defensores del totalitarismo liberal, dirigido por el Imperio de los Estados Unidos, por un lado, contra las fuerzas de los valores humanos tradicionales, encabezados por Rusia, en el otro.

Este es el estado de la cuestión lo deseen o no los líderes de Rusia. Para mejor o peor, este es el curso que ha tomado la historia, y Rusia ahora es el líder y el principal símbolo de esta resistencia.

Esta no es una elección consciente hecha por los gobernantes de Rusia en el Kremlin, sino más bien el rol que le ha sido designado por su propia existencia y por la historia.

Al igual que el disciplinado poder de la tierra de Roma, por su propia existencia, era el contraste natural y el eterno enemigo del poder marítimo cosmopolita de Cartago, también ahora Rusia es el eterno enemigo del imperio norteamericano.

El conflicto que define el siglo XXI es precisamente esa lucha. Pero no va a jugarse a la manera de un estilo de juego geopolítico del siglo XIX entre grandes potencias, como muchos parecen creer.

El problema es peliagudo por por su propia naturaleza, porque se trata de una lucha existencial y espiritual entre dos narrativas de la humanidad totalmente opuestas. Es una batalla entre las fuerzas de la humanidad y las fuerzas de la post-humanidad.

Podemos ver los contornos de esta visión del mundo post-humana con mucha claridad.

MASHA GESSEN FUSTIGA A RUSIA POR SU CONCEPTO TRADICIONAL DE LA FAMILIA, DE LA QUE ESCRITORA ABOMINA AL CONSIDERARLA EL ORIGEN DE TODOS LOS MALES DEL MUNDO

MASHA GESSEN FUSTIGA A RUSIA POR SU CONCEPTO TRADICIONAL DE LA FAMILIA, DE LA QUE ESCRITORA ABOMINA, AL CONSIDERARLA EL ORIGEN DE TODOS LOS MALES DEL MUNDO

La notoria lesbiana rusa Masha Gessen declaró, como es sabido, que el objetivo explícito de la ideología LGBT (la misma ideología del imperio americano), es la abolición de la familia tradicional, como Gessen dijo:

Es una obviedad que la institución del matrimonio no debería existir… no veo por qué ellos (sus hijos) no deberían tener cinco padres legalmente. No veo por qué tenemos que elegir dos de esos padres y hacerlos una pareja sancionada“.

Ese objetivo declarado de Gessen de la destrucción del matrimonio tradicional que arrancó aplausos, debería ser poco sorprendente para cualquiera que esté familiarizado con la cultura occidental moderna, ya que tales sentimientos se han vuelto ordinarios entre sus élites gobernantes.

De hecho, la aprobación de las creencias demenciales de Gessen sin duda contribuyó a su obtención de un empleo como colaboradora habitual de la página editorial del New York Times, donde publica regularmente propaganda venenosa dirigida a su país de nacimiento.

Pero los objetivos del imperio norteamericano post-humano se extienden mucho más allá de simplemente destruir la familia tradicional. El objetivo final es la destrucción de la concepción misma de la persona humana.

Esto se ilustra claramente en las páginas de una edición reciente de la revista Time, en un artículo titulado: “El embarazo de mi hermano y la conformación de la nueva familia norteamericana”.

La fotografía principal muestra una imagen de lo que parece ser un hombre obeso y barbudo dando de mamar a un niño.

Normalmente, una imagen así, a los ojos de la humanidad tradicional, parecería ser, a lo sumo, una broma grotesca y de mal gusto, y en el peor caso como una especie de profanación cuasi satánica de la forma humana.

Esta última es una mejor lectura para los autores del artículo escrito en una de las revistas más influyentes históricamente en los EE.UU., la imagen impresa y el artículo que la acompaña, sin ningún sentido de la ironía. Ellos presentan este esperpento, no como un horror o una farsa, sino como algo que debe ser elogiado y emulado.

Como es bien conocido ya, esta no es una excepción a la regla, sino más bien la propia regla. El transgénero, incluso más que la sodomía, se ha convertido en una de las principales causas defendidas por el Imperio Estadounidense.

Muchos críticos confunden este proyecto meramente como una búsqueda de libertinaje, por hedonismo en el sentido clásico, libertino, el cual es simplemente el resultado de la decadencia y de la riqueza.

Es esta una mala lectura, potencialmente desastrosa, de la situación. Aunque ciertamente no hay escasez de hedonismo practicado en la cultura estadounidense contemporánea, la búsqueda del placer no es el impulso principal detrás del movimiento transexual.

EN EE.UU. SE PROMOCIONA LA CIRUGÍA DESTINADA AL CAMBIO DE SEXO, PERO NO ES GRATUITA (COMO EN CUBA) Y SE CONVIERTE EN OTRO NEGOCIO

EN EE.UU. SE PROMOCIONA LA CIRUGÍA DESTINADA AL CAMBIO DE SEXO, PERO NO ES GRATUITA (COMO EN CUBA) Y SE CONVIERTE EN OTRO PINGÜE NEGOCIO

Después de todo, la cirugía de “reasignación sexual” es un proceso que implica la manipulación del cuerpo humano mediante el uso de inyecciones de hormonas y la mutilación quirúrgica de los órganos sexuales del sujeto.

El placer no es, obviamente, el objetivo principal de los individuos mentalmente inestables que optan por someterse a un procedimiento tan brutal.

Ellos buscan más bien su propia versión del “american dream”, que es la búsqueda, por cualquiera y todos los medios disponibles, de una “auto-realización” individual.

Esta auto-realización es el epítome de lo que el sociólogo Philip Rieff, escribiendo en la década de 1960, llamó la “anticultura” de Estados Unidos.

Según Rieff:  “Cada cultura es un sistema institucionalizado de exigencias morales, la elaboración de la conducta de las relaciones personales, una clase de símbolos convincentes” (frases del brillante libro “The Triumph of the Therapeutic”).  

Esta cadena de sentido ha sido la base sobre la que se han construido y mantenido todas las sociedades humanas históricas. El Occidente moderno está ahora unido en su rechazo a estas formas tradicionales de cultura.

EL LIBRO DE RIEFF ES CLARIFICADOR ACERCA DE LOS PLANES DE OCCIDENTE PARA DESTRUIR TODO AQUELLO QUE HUELA A TRADICIÓN SOCIAL

EL LIBRO DE RIEFF ES CLARIFICADOR ACERCA DE LOS PLANES DE OCCIDENTE PARA DESTRUIR TODO AQUELLO QUE HUELA A TRADICIÓN SOCIAL

La anti-cultura estadounidense es un culto al individuo que busca rechazar todas las normas tradicionales de la conducta humana que previamente habían sido impuestas por la cultura.

En su lugar, la anti-cultura tiene como objetivo garantizar “la libertad” para todos. Como el juez del Tribunal Supremo estadounidense, Anthony Kennedy, opinó en su dictamen de 1992 en el caso Planned Parenthood contra Casey:

En el corazón de la libertad está el derecho a definir el propio concepto de la existencia, del significado, del universo y del misterio de la vida humana”.

Esta es la esencia del moderno American Dream, la liberación de la voluntad del individuo de todas las restricciones morales y culturales, y el permitir a la voluntad perseguir sus deseos siempre multiplicados, independientemente de cuán perversos, criminales o dementes puedan ser.

Este sueño americano, como señala Elizabeth Lasch-Quinn en su introducción al libro de Rieff, es en última instancia uno gnóstico:

La cultura terapéutica elevada de una auto-obsesión a una pseudo-religión, haciéndola una versión de la centenaria creencia gnóstica de que el ser auténtico, divino, necesitaba ser liberado de la corrupción y de la restricción de la sociedad para que el orden real del mundo pudiera ser revelado”.

Es importante recordar que la mayoría de los estadounidenses creen que este sueño no es simplemente un deseo que es un artefacto único del desarrollo histórico particular de su sociedad, sino más bien, que es un deseo universal que es compartido por todos los seres humanos, independientemente de la religión, la cultura o la etnia.

Tan peligrosa ilusión es la que anima el deseo de Estados Unidos por la guerra perpetua. y es el mito mediante el cual se entiende a sí misma y a sus oponentes.

Es el combustible que impulsa no sólo la política exterior del gobierno de EE.UU., sino también las políticas de las ONGs alineadas con EE.UU., como la infame Open Society Foundation de George Soros.

Los que esperan que una victoria de Trump en las elecciones presidenciales, pudiera trocar ese estado de cosas serán tristemente decepcionados.

Mientras que una victoria de Trump sería sin duda un importante revés para los globalistas post-humanistas, esto no establecerá su derrota.

A lo sumo, comprará un tiempo precioso, y espacio para preparar sus defensas, a los que se oponen a la hegemonía liberal.

DONALD TRUMP PODRÍA SER EL PRÓXIMO PRESIDENTE DE EE.UU., FIGURA DECORATIVA DE PRIMER ORDEN, YA SEA DEMÓCRATA O REPUBLICANO. DESDE EL FINAL DE LA II GUERRA MUNDIAL, TODOS LOS MANDATARIOS ESTADOUNIDENSES HAN DESARROLLADO EN TODO EL MUNDO SUS POLÍTICAS AGRESIVAS, CRIMINALES, INJERENCISTAS Y TERRORISTAS

DONALD TRUMP PODRÍA SER EL PRÓXIMO PRESIDENTE DE EE.UU., FIGURA ODIADA POR LOS MEDIOS, NO POR SU LAMENTABLE XENOFOBIA, SINO PORQUE RECHAZA LA GUERRA, LA OTAN Y QUIERE MÁS NEGOCIOS QUE NO SEAN LA DESTRUCCIÓN Y EL CAOS

Los recursos que poseen los post-humanistas son realmente formidables, y sólo será cuestión de tiempo antes de que lancen un contraataque, para retomar la presidencia y purgar a sus oponentes, ya que poseen fondos prácticamente ilimitados y también conservarán el control total de casi todas las palancas del poder en el mundo académico, los medios de comunicación y los ámbitos gubernamentales.

Este, por supuesto, es un escenario optimista, basado en la premisa de que Trump puede ganar en noviembre.

Aunque el millonario ha crecido recientemente en las encuestas, un resultado más realista es una estrecha victoria de Clinton, cuyas consecuencias serían significativamente más sombrías.

El conflicto entre las fuerzas de la humanidad y de la post-humanidad ya ha comenzado y no puede ser detenido. Uno u otro lado finalmente triunfará, en tanto controle las palancas del poder en el Imperio norteamericano.

Los ideólogos de la post-humanidad nunca cesarán sus guerras de conquista y sometimiento. Estas guerras sólo desaparecerán cuando los propios post-humanistas dejen de existir, y sólo cuando su imperio se desmantele y el futuro de su ideología sea aplastado, la humanidad estará segura.

Hasta ese momento, el fantasma del totalitarismo post-humano seguirá amenazando el mundo, independientemente del número de reveses temporales que sufra.

La opción ofrecida por la élite fanática liberal de Washington a Rusia y a todos los que se oponen al futuro post-humano que sueña es simple: rendirse a sus edictos o afrontar la aniquilación. Cuando nos enfrentamos a una elección tal, sólo hay una conclusión válida que se pueda extraer:

El imperio estadounidense debe ser destruido.

http://katehon.com/es/article/no-puede-haber-paz-con-el-imperio-norteamericano-post-humano

NOTA.- P. T. Carlo es un escritor independiente que reside en Estados Unidos. Sus escritos y artículos, conferencias y libros abarcan temas que van desde la Geopolítica y la Sociología a la divulgación científica. Colabora habitualmente en las webs theduran.com, Materia Social y Katehon.com