Moscú expresó que sigue con su disposición de apoyar a Siria en su lucha contra los yihadistas.

Por ello mantiene el envío de armamento defensivo a esa región del Medio Oriente. Además, advirtió que cualquier ataque contra el ejército árabe sirio tendrá graves consecuencias.

El gobierno y ciudadanos sirios se mostraron optimistas ante el envío de armamento y buques de guerra de Rusia hacia su territorio y límites costeros, para apoyarles en su defensa para acabar contra el terrorismo que financia, apoya y arma EEUU con la connivencia de Arabia Saudita.

Pese a que Estados Unidos ha roto el diálogo con Rusia sobre el conflicto en Siria, el gobierno de Vladimir Putin ha reiterado su voluntad para reanudar las negociaciones, así como deplora la postura del gobierno de aquel país norteamericano.