Santiago Sierra es un artista plástico, pintor, escultor, realizador audiovisual, licenciado en Bellas Artes que tras graduarse en Madrid completó su formación en Hamburgo.

UN CIUDADANO EJEMPLAR QUE EN EL AÑO 2010 RECHAZÓ EL PREMIO NACIONAL DE ARTES PLÁSTICAS

UN CIUDADANO Y CREADOR EJEMPLAR QUE EN EL AÑO 2010 RECHAZÓ EL PREMIO NACIONAL DE ARTES PLÁSTICAS

Todas sus creaciones han originado gran polémica por su visceralidad conceptual, expresada en obras que denuncian al estado como ente dominador del ser humano.

Sus inicios están vinculados a los circuitos artísticos alternativos de Madrid (El Ojo Atómico, Espacio P), pero gran parte de su carrera posterior se ha desarrollado en México.

Para definir el talante ideológico de Sierra, baste señalar que en el año 2010 fue galardonado con el Premio Nacional de Artes Plásticas de España, que concede el Ministerio de Cultura “por su obra crítica, que reflexiona sobre la explotación y la exclusión de las personas, y genera un debate sobre las estructuras de poder, tal y como se manifiesta en sus diversos proyectos desarrollados a lo largo de dos décadas”.

Sierra rechazó al día siguiente el premio en una carta a la ministra de Cultura, en la que, entre otras cosas decía:

“Los premios se conceden a quien ha realizado un servicio, como por ejemplo a un empleado del mes. (…/…) El premio instrumentaliza el prestigio del premiado en beneficio del estado. (…/…) Y finalizaba la misiva con estas frases:

El Estado no somos todos: El Estado son ustedes y sus amigos. Por lo tanto, no me cuenten entre ellos, pues yo soy un artista serio. ¡Salud y Libertad!”

En la carta detalla además sus principales críticas al Estado:

Un estado que participa en guerras dementes alineado con un imperio criminal. Un estado que dona alegremente el dinero común a la banca. Un estado empeñado en el desmontaje del estado de bienestar en beneficio de una minoría internacional y local”.

Desde el 16 de Septiembre hasta el 19 de Octubre de 2916, la Galería Prometeo en Milán (Italia) exhibe la última creación de Santiago Sierra.

EL ORIGEN INDIO DE LA CRUZ LLEVÓ A SIERRA A UN TEMPLO HINDÚ PARA COMPLETAR SU TRABAJO. LA SUTILEZA DE ESTA OBRA AUDIOVISUAL ES EVIDENTE: EL TABLERO DE AJEDREZ, LOS RATONES COMIENDO EN LOS ALEDAÑOS DE LA ESVÁSTICA.

EL ORIGEN INDIO DE LA CRUZ LLEVÓ A SIERRA A UN TEMPLO HINDÚ PARA COMPLETAR SU TRABAJO. LA SUTILEZA DE ESTA OBRA AUDIOVISUAL ES EVIDENTE: EL TABLERO DE AJEDREZ, LOS RATONES COMIENDO EN LOS ALEDAÑOS DE LA ESVÁSTICA.

EL BEBEDERO“: La primera parte representa una esvástica levógira* colocada en un ángulo de cuarenta y cinco grados sobre una superficie rodeada de azulejos en blanco y negro, que separan el espacio y permiten al público asomarse a la vida en cautividad de un grupo de ratones.

La esvástica actuó como recipiente de leche de soja, canal al que los roedores iba a comer. El artista trasladó el emblema nazi, esta vez dextrógiro*, al templo de Karni Mata en Deshnoke en Rajastan, dedicado a una mujer hindú adorada como la encarnación de la diosa Durga – invencible, inaccesible- , donde se veneran los ratones.

La obra audivisual fue Producida por: Prometeogallery di Ida Pisani
Realización: Centrale Fies – Prometeogallery
Rodada en: Centrale Fies (Trento, Italia)
Templo de Karni Mata (Bikaner, India)

Agradecimientos:
Fernando Baena
Anna Gimein
Claudio Poleschi

NOTA.- Levógira (que gira en sentido contrario a las agujas del reloj) y dextrógira, que lo hace en el sentido habitual