La representación de Rusia vetó el proyecto que aprobó el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para un cese al fuego en Siria, argumentando que este buscaba proteger a los terroristas del frente Al-Nusra que operan en Alepo.