La Cámara de Diputados de Brasil debatió este lunes la enmienda constitucional que promueve el presidente de facto, Michel Temer, con la que se pretende congelar por 20 años consecutivos el presupuesto destinado al sector público.

Con 366 votos a favor fue aprobada por la cámara baja la enmienda que congelará la inversión pública durante los próximos 20 años en el país.

Economistas del país presentaron un informe que desmonta la tesis del gobierno de Temer, quien asegura que sólo se logrará el equilibrio fiscal con la aprobación de tal propuesta.