Mientras la capacidad de las computadoras convencionales llega a sus límites físicos, un equipo de investigadores descubre el método que podría cambiarlo todo.

PUES QUE LO PATENTEN CUANTO ANTES PORQUE MI ORDENADOR YA NO AGUANTA TANTO TROTE

PUES QUE LO PATENTEN CUANTO ANTES PORQUE MI ORDENADOR YA NO AGUANTA TANTO TROTE

El ritmo de desarrollo de las computadoras se desacelera y empuja a los científicos, en varias partes del mundo, a buscar nuevos enfoques para superar las limitaciones físicas de las tecnologías existentes.

Así, una de las partes ‘débiles’ de las computadoras de hoy es su memoria. Para manejar los datos —guardarlos o borrarlos— hay que influir en su campo magnético.

Acelerar este proceso siempre ha sido una tarea casi imposible… Hasta ahora.

Un grupo de científicos integrado por Anatoli Zvezdin (Instituto de Física y Tecnología de Moscú), Alexéi Kimel (Universidad Tecnológica de Moscú y Universidad de Nimega, Países Bajos) y Sebastian Baierl (Universidad de Ratisbona, Alemania) propusieron un nuevo método para influir en el campo magnético de los módulos de la memoria.

En vez del método existente —usar un campo magnético externo—, el equipo de investigadores experimentó con radiación de terahertz, o rayos T: un tipo de radiación electromagnética cuyas frecuencias se ubican en la ‘frontera’ entre las microondas y la luz infrarroja.

Este tipo de radiación se usa, por ejemplo, en los escáneres de los aeropuertos.

Al aplicar los rayos T a un material ferromagnético con baja coercitividad —es decir, que no son resistentes ante la influencia magnética externa—, resultó que la radiación cambiaba sus características magnéticas de manera mucho más rápida, o sea, unas 10 veces más rápido que el método vigente, informa el comunicado del Instituto de Física y Tecnología de Moscú.

El hallazgo allana el camino hacia la creación de los módulos de memoria más rápidos.

De experimentar con otros materiales de este tipo, es posible encontrar una combinación capaz de acelerar la gestión de la memoria hasta mil veces, según el comunicado.

El tema de las ortoferritas —el tipo del material ferromagnético usado en el experimento— se elaboraba en la Universidad Estatal de Moscú en los tiempos de la URSS. Tuvimos prioridad en este ámbito. En cierto sentido, nuestro descubrimiento es la continuidad de aquel trabajo“, comentó Anatoli Zvezdin.

https://mundo.sputniknews.com/tecnologia/201610121064056508-rusia-tecnologia-ordenador/