Frescas aun las secuelas del potente huracán “Matthew” que asoló recientemente el extremo oriental de Cuba y a Haití, otro meteoro amenaza el archipiélago cubano por el litoral norte, proveniente del océano Atlántico.

NO SERÍA LA PRIMERA. NI LA SEGUNDA VEZ QUE CUBA ES GOLPEADA UN MISMO AÑO POR DOS HURACANES. YO MISMO COMPROBÉ LA FUERZA DE "CHARLEY", EN AGOSTO DE 2004 Y LA BRUTAL

NO SERÍA LA PRIMERA. NI LA SEGUNDA VEZ QUE CUBA ES GOLPEADA UN MISMO AÑO POR DOS HURACANES. YO MISMO COMPROBÉ LA FUERZA DE “CHARLEY”, EN AGOSTO DE 2004 Y LA BRUTAL APARICIÓN DE  “IVAN”, UN MES MÁS TARDE, QUE FUE TERRIBLE Y DESOLADORA

De tormenta tropical, la decimocuarta en la actual temporada ciclónica en la cuenca atlántica, “Nicole” se convirtió en las últimas horas en huracán categoría 2 en su movimiento hacia las Bermudas, ubicadas frente a las costas estadounidenses.

Este video nos llega desde aquellas islas y se grabó hace unas pocas horas:

El fenómeno incrementó los vientos máximos sostenidos hasta 155 kilómetros por hora, según un reciente parte del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés).

Se espera que continúe fortaleciéndose durante la jornada y gane en intensidad, por lo que podría aumentar de categoría en las próximas 48 horas.

Nicole fue ubicada a unos 553 kilómetros (300 millas) al sur-suroeste de las Bermudas, donde las autoridades decretaron una alerta por huracán, con una velocidad de traslación a 11 kilómetros hora, en la dirección norte-noroeste.

En cuanto a Cuba, sobre todo el occidente del archipiélago y su capital, La Habana, siguen por segunda jornada bajo el efecto de la vaguada en torno a Nicole, con un tiempo agradable y de lluvias moderadas, por ahora.

También sobre el litoral norte se perciben las influencias de las altas presiones continentales migratorias.

Las precipitaciones que podría arrojar “Nicole” sobre el territorio cubano más que perjuicios serían “bendecidas” por los pobladores de algunas zonas del centro, que como la provincia de Ciego de Ávila sufren de una prolongada sequía, con severas afectaciones a las plantaciones de arroz, el cereal más consumido por los habitantes de la Mayor de las Antillas.

Ese meteoro cobró fuerza cuando apenas el peligroso huracán Matthew –el más fuerte hasta ahora en el mar Caribe– dejaba a su paso por la costa de Florida (Estados Unidos), Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte unos 24 muertos y millones de evacuados, unido a las cuantiosas destrucciones, cuyo impacto económico se estima en unos 10.000 millones de dólares, según el portal Huffington.

Si bien en Cuba, Matthew no causó víctimas mortales como sí en Haití (más de 300 muertos, según cifras oficiales), provocó severos daños a la infraestructura urbana en los municipios de Baracoa, Imías, Maisí y San Antonio del Sur, en la más oriental provincia, Guantánamo, con millares de viviendas destruidas parcial o totalmente, unido a instalaciones vitales estatales.

Las imágenes, fotos y videos que circulan todavía por internet de reporteros y aficionados no dejan de impresionar por la desolación y el fuerte impacto de Matthew, aunque fue solo por una franja del extremo oriental cubano.

El propio presidente Raúl Castro durante un recorrido este fin semana por Maisí, en el extremo de la isla, expresó: “el golpe fue muy fuerte, pero nos recuperaremos“.

En particular en Maisí, los poblados más afectados fueron La Máquina, Punta de Maisí y Los Llanos.

Durante una reunión con el mandatario, el presidente del Consejo de defensa provincial de Guantánamo, Denny Legrá, informó sobre el estimado de un 90 por ciento de las viviendas seriamente dañadas en el territorio, unido a la mayoría de las instalaciones estatales, según consignó el periódico oficial Granma.

Se reportaron, asimismo, daños a los servicios vitales para la población como las comunicaciones, electricidad y abastecimiento de agua potable.

Raúl Castro, subraya Granma, insistió en la urgencia de buscar alternativas para garantizar a la población el suministro de los recursos necesarios.

Enfatizó el jefe de Estado la importancia de recoger experiencias adquiridas por el paso de ese evento meteorológico a fin de que puedan ser útiles en futuros escenarios.

Científicos de la Agencia de Medio Ambiente y de otras instituciones cubanas estimaron en considerables los daños a la vegetación y a los suelos de los ecosistemas montañosos, por las crecidas de los ríos y la penetración del mar en las costas.

Se cree que quedaron destruidos los hábitat de numerosas especies endémicas de la región.

A pesar de los cuantiosos estragos de Matthew en Cuba tras alejarse del Caribe, se reconoce la celeridad en las respuestas de evacuación y atención de los millares de damnificados por las instituciones pertinentes del Estado.

Los medios cubanos resaltan, igualmente, la solidaridad de los connacionales a lo largo del archipiélago y las ayudas de un sinnúmero de países y organizaciones internacionales.

De momento, mientras siguen las labores de recuperación en el oriente cubano, el Occidente está atento a las andanzas de “Nicole” cerca de Cuba.

En lo que va de temporada ciclónica, unas 14 tormentas tropicales se formaron en el Atlántico y el Caribe, poco menos de la mitad con categoría de huracán, pero queda tiempo hasta noviembre para que otro peligro natural con nombre de hombre o mujer arroje su furia sobre el archipiélago antillano.

PUEDES CONSULTAR TRAYECTORIA Y DETALLES DEL HURACÁN EN LA WEB:

https://www.wunderground.com/hurricane/atlantic/2016/Tropical-Storm-Nicole?map=historical

https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201610121064076488-cuba-huracan/