Diversos actores sociales en Argentina denuncian que los casos de violencia contra sectores pobres y líderes populares se han multiplicado desde la llegada al poder del presidente Mauricio Macri.

La reciente agresión sufrida por el hijo del dirigente social Luis d’Elía es una muestra de una situación que se ha vuelto algo cada vez más frecuente en el país.