El pueblo saharaui lleva dividido más de 40 años. La mitad de su población resiste en las duras condiciones del desierto más inhóspito del mundo, la Hamada argelina. La otra mitad sufre la represión del régimen marroquí en los territorios ocupados.