Ivan Rogach no fue solo un hombre que luchó en un determinado bando. Él animó a que la población entregara a sus vecinos para que fueran asesinados por los ocupantes.

¿Por qué el Instituto de la Memoria Nacional de Ucrania enaltece a este tipo de personas?

Este año, el Instituto de la Memoria Nacional de Ucrania ha instalado un puesto informativo en Babi Yar en el que enaltece la figura de Ivan Rogach, miebro de la propaganda de OUN y redactor del diario Ukrainske Slovo de Kiev (que se publicó entre septiembre y diciembre de 1941).

Antes de que los nazis decidieran que ya no necesitaban al personal de OUN –cuando asesinaron, entre otros, a Ivan Rogach– en su periódico se publicaron insistentes llamamientos a delatar y entregar a “las legítimas autoridades alemanas” a la población judía, que podía estar escondiéndose con documentos falsos para hacerse pasar por personas de otras nacionalidades.

En la red hay disponibles numerosos escaneos de los periódicos.

En muchos países, una parte de la población colaboró con los nazis y, concretamente, existieron personas que entregaron a sus propios vecinos para que fueran torturados y asesinados.

Por norma, sus nombres han sido deshonrados y ocupan, en la memoria colectiva de esos pueblos, el lugar de los ejemplos más vergonzosos y negativos: son recordados como traidores y matones y son denunciados como el ejemplos a evitar en el futuro.

Ivan Rogach no es solo un hombre que luchó con un determinado bando. Era posible acabar en las filas de esa [OUN] u otras organizaciones por la fuerza o por un delirio más o menos sincero.

LA O.U.N. ESTE ES EL FIEL REFLEJO DEL RÉGIMEN UCRANIANO ACTUAL, AL QUE APLAUDEN SANTIAGO ALBA RICO Y SUS COMPADRES DEL DIARIO "GARA"

LA O.U.N. Y SU EMBLEMA NAZI ES EL FIEL REFLEJO DEL RÉGIMEN UCRANIANO ACTUAL, AL QUE APLAUDEN SANTIAGO ALBA RICO Y SUS COMPADRES DEL DIARIO “GARA”

Él fue un hombre que apeló a que la población entregara a sus propios vecinos -cuyo único crimen era su origen étnico y que desesperadamente trataban de escapar obteniendo documentos falsos- a una muerte segura a manos de los invasores.

Este ejemplo de incalculable crueldad y maldad se presenta ahora como un héroe al que enaltecer. Sin embargo, él no fue un caso único. Los documentos de las actividades de OUN muestran que esas actitudes eran típicas en dicha organización.

Hay que insistir, una vez más, en que hubo traidores en cada país. Pero no todos se han convertido en héroes. Entonces, ¿por qué enaltece el “instituto de la memoria” de Ucrania a este tipo de personas?

Desde el punto de vista de las aspiraciones de la integración europea es extremadamente perjudicial. En Europa aumenta el descontento. En Estados Unidos son menos escrupulosos, pero estarían más a gusto sin todo este enaltecimiento de algunos asesinos.

¿Qué motiva a Viatrovych y sus camaradas a actuar de esta forma que tan claramente perjudica a su país?

En realidad, de alguna manera, no tienen otra opción: simplemente no disponen de otros personajes y símbolos, por lo que la construcción de la “memoria nacional” se ve ciertamente limitada.

El término memoria nacional no es equivalente a historia nacional. Se trata de la imagen con la que la población percibe la historia y a partir de ahí, los hechos históricos y personajes son inevitablemente filtrados.

Se enaltece a algunos mientras se deja a otros en la sombra, se celebran algunos aniversarios mientras que otros caen en el olvido, se construyen monumentos y se evita hablar de otros en los libros de texto.

Ese proceso se enmarca en una idea general de “desde los tiempos antiguos”, que debe situar a cada uno en su lugar en la historia, inspirar sentimiento de gratitud y respeto a los antepasados y responsabilidad hacia la generación actual y las futuras.

Esta memoria puede formarse, en parte, de forma espontánea y, en parte por el deliberado esfuerzo de “construcción de la nación”.

La memoria tiene un inevitable componente de mitología: recuerdo un gracioso artículo de algún medio británico que acusaba a Mel Gibson de difamación por su película “El Patriota”.

En el film sobre la rebelión contra el legítimo rey George, los separatistas norteamericanos son presentados como héroes, mientras que las tropas de la corona británica son presentadas como las SS.

¿Tiene rigor histórico la película? Probablemente no, pero eso no importa: lo importante era la épica lucha de la libertad contra la tiranía, no el proceso.

Diferentes “memorias nacionales” verán los hechos de forma diferente, no es preciso discutirlos, simplemente es así. La “memoria nacional” es la representación de la historia nacional, no la historia como tal.

El problema es que la “memoria nacional” puede estar enferma, ser disfuncional y ofrecer unos ideales y unos ejemplos que solo pueden llevar al desastre.

El papel de los personajes importantes de la historia puede crear una profunda división social entre quienes los enaltecen y quienes los maldicen, no por ser figuras cuestionables, sino por sus negativas cualidades morales.

SEGUIR LEYENDO EN

Origen: ¿Gloria a qué héroes? | SLAVYANGRAD.es