Más de dos mil periodistas y comunicadores sociales de Argentina han sido despedidos en lo que va de este 2016. Ese sector vive momentos difíciles pues han sido víctimas de recortes indiscriminados empresariales, y sin el respaldo del gobierno.

Si este lamentable suceso hubiera ocurrido en Venezuela, el secretario general de la OEA, Luís Almagro, habría clamado en los medios contra “la dictadura chavista”, pero dado que ha acontecido en Argentina, donde Mauricio Macri ha recuperado las esencias de la dictadura videlista, Almagro calla y mira al dedo que señala la luna.