El pueblo griego se manifestó en la capital, Atenas para rechazar las políticas de austeridad impuestas por el el gobierno.

En días próximos serán revisadas las condiciones de la economía, las cuales deben cumplir con los objetivos de la Troika, por lo que el Estado impulsará más recortes al presupuesto y despidos.