Desde turismo hasta Big Data (grandes cantidades de información), la provincia china de Guizhou, en el suroeste del país, considerada hasta hace pocas semanas como el territorio menos desarrollado del gigante asiático, será a partir de hoy no sólo un cotizado destino turístico, sino el epicentro de la tecnología informática más moderna: un Silicon Valley donde se habla mandarín.

Chen Gang, subdirector del proyecto piloto de Big Data en Guizhou (que además es una región muy montañosa conocida por sus paisajes panorámicos y su diversidad étnica), aseguró tras un viaje a San Francisco, que Guizhou recibirá la designación y financiamiento del gobierno central de China, para construir la infraestructura tecnológica más avanzada.