Cinco años despúes de la muerte de Muamar Gaddafi a manos de mercenarios y “rebeldes” apoyados por la OTAN, Libia continúa sumida en el caos.

La crisis política y la intervención de países occidentales dejaron un país sin sentimiento de unidad nacional y dominado por la miseria, la violencia y las luchas de poder.