El gobierno ruso pronunció su rechazo al ataque que el Frente Al Nusra perpetró contra los corredores humanitarios en el este de Alepo. Un acto criminal cuyas sospechas recaen en quienes financian a este colectivo terrorista, es decir, sobre EEUU.