Cuando Pablito conoció a Pedro, supieron que eran más las fobias que les unían, que los anhelos de ambos personajes…

UNA VEZ MÁS, LA SOCIALDEMOCRACIA ANTICOMUNISTA INTENTA PARECER PROGRESISTA Y HONESTA

LA SOCIALDEMOCRACIA, LA LEALTAD A EE.UU., A LA OTAN, LA ECONOMÍA DE MERCADO Y EL ODIO A RUSIA, UNIRÁN EN BREVE A LAS DIRECCIONES DEL PSOE Y SU HIJO PODEMOS PARA ENFRENTAR EN 2019 AL PP DE MARIANO RAJOY

Cuando este blog conoció el lanzamiento mediático del Club de Fans del primero de los citados, apuntó en un fotomontaje explícito, pero algo basto desde el punto de vista estético, que el invento del Yesgüican madrileño, nacido en la Universidad Complutense, no era sino un esperpento para crédulos nacido en los predios del trotskismo más inútil y criminal: el de Izquierda Anticapitalista…

Cuando Santiago Alba Rico, principal ideólogo de ese nefando colectivo, mostraba su miseria “filosófica” y moral apoyando a los grupos terroristas en Libia (como ahora en Siria), a la vez que se introducían varios de sus elementos en la ya fragmentada Izquierda Unida, brazo derecho (en el sentido más político) del Partido Comunista de España…

Cuando el enemigo número 1 de ambos apóstoles del anticomunismo era Mariano Rajoy, que a pesar del primer varapalo electoral del 21 de diciembre de 2015 superó las expectativas de voto en las del 26J, dejando patidifuso al personal que anunció el “sorpasso”…

Entonces, Pedro Sánchez tramó un plan que pronto emitió su primer sonido: el croar de una rana. Imposibilitada la oposición para combinar sus programas (sobre todo los referidos a la independencia catalana) el guaperas del PSOE imaginó que era factible unir a Ciudadanos y a Podemos.

!Plaf¡… Solo una mente mal pertrechada podía inventar un cóctel en el que sus ingredientes fundamentales se llamaban: leche y limón, por lo que el fracaso anunciado del esperpento dio origen a la debacle interna de los socialistas. que ha terminado hace unos minutos con la palabra Abstención, por 139 a favor y 96 en contra.

Pedro no quiso a Pablo y este amaba a Pedro. El primero no soñaba con lo que Rubalcaba y Anguita anhelaban: el enlace entre PSOE y Podemos, es decir, PSOEDEMOS, cuya unidad “de destino en lo local” se basa en varios puntales sólidos:

Fidelidad a EE.UU., lealtad a la OTAN y a la Unión Europea, reconocimiento de la economía de mercado como régimen insustituible en el mundo “civilizado” y un profundo odio a Rusia, a su actual mandatario, Vladimir Putin, así como el pasmo mutuo ante la próxima y primera potencia mundial: China.

Suficiente para que vayan del  brazo en las próximas elecciones… ¿en 2019?