El envío de armamento desde EEUU para el ISIS tiene varios caminos. Una parte va dirigida a las llamadas mesnadas “rebeldes”, otras para los mercenarios islamistas, a través de varias naciones de la Europa Oriental, aliadas de la OTAN.

Según la última investigación de la Balkan Investigative Reporting Network (Birn), en los últimos cuatro años ambos colectivos terroristas recibieron miles de piezas de artillería pesada procedente de empresas estadounidenses, a través de Bosnia, Bulgaria, Croacia, República Checa, Montenegro, Serbia y Rumania.

El armamento llegó previamente a Arabia Saudita, Turquía, Jordania y Qatar, desde donde se transportaba a aquellas naciones balcánicas a través de los centros de operaciones militares secretos (Military Operations Command Secret), utilizando camiones, directamente lanzado en paracaídas desde aviones de las FFAA de los EE.UU. e incluso por barco.