El gobierno de China consideró una provocación la incursión en sus aguas meridionales de un buque de guerra los Estados Unidos. El gobierno aseguró que esto sólo incrementa las tensiones en la región y acelera el declive de la influencia de EE.UU. en dicha región. teleSUR