Este miércoles se ha celebrado la primera huelga educativa del curso que estudiantes y familias convocan en contra de las evaluaciones externas que los adolescentes de 4º de la ESO (15 y 16 años) y 2º de Bachillerato (17 y 18 años) tendrán que realizar -si el previsible nuevo Gobierno del PP no cambia de idea- el próximo mes de junio. Cientos de miles de personas secundaron el paro en todo el estado.

Los propios padres agrupados en la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) han animado a sus hijos a faltar a clase para protestar contra unas evaluaciones que consideran que los dejarán “fuera del sistema educativo”.